Una sombra sobre las alas y otros poemas de Rosario Quiroga

La poeta cochabambina comparte sus poemas con nuestros lectores

SIN ANGELUS EN EL ALBA

¿Qué significa
Partir  con el último  grillo de la noche?
¿Qué significa la penúltima hora?

Desde aquí
desde  esta  ventana  
se siente el sonido del viento como evidencia
del tiempo que transcurre

Vaho adherido a la epidermis
nocturno musgo 
que de tanto en tanto
se pega a la mirada.

Han encanecido los caminos
y nadie responde 
por qué la sonrisa ha anclado tras la muerte del jazmín

En cada esquina inevitable
el miedo es presencia
y
ahí  sigilosas sombras  cruzan signos entre ellas
cambiando voces
ante el oído ausente de la loza
donde yacen frutos prematuros

Partir en las horas
que mueren
con el último grillo de la noche
en caída silente 
como parten las hojas de los árboles.

Sin embargo
será el día del grito
-lejano de las lágrimas-
que bucearé  en el escombro 
para recobrar del fondo  la sonrisa del pétalo
y entonces…galopará la piel
desafiando secretos 
al borde del alba. 

POLVO O REDENCIÓN

Se detiene el polvo en los objetos
allí
postrado
entristecido
describe el tiempo que los habita

La luz aletea alrededor de la casa
toca los ventanales
no sólo abriéndome los ojos
sino
empujándome la espalda
a ciegas
sin senda ni ruta conocida

Mis manos
con su entusiasmo de juego infantil 
se acercan al olor 
de las primeras  madreselvas 
aquellas
que hicieron prisioneros los  fantasmas
en el alba del l telar

El camino ya envejecido
retorna  a la pila bautismal
donde
el altar o la tumba
no descansan con sus brazos abiertos

Ya no siembra granos
el viento
ni protesta el cuerpo vencido
tendido
sobre la mansa oración

¿Quiénes  sonreirán
Al terminar la jornada?

Pero
llueve aún sobre la loza
que pisa el transeúnte
con su llaga y la sábana vencida
con su historia
y
la noche a su costado

Sobre el bastidor cotidiano
se bordan sin  remordimiento
las letras del destino

En esta vigilia
los ojos quisieran refrescar su amor
en cualquier fuente
de dadivosa quietud

En tanto 
mi piel calce
la sandalia insomne
el alba  habrá ganado
otro signo.

UNA SOMBRA SOBRE LAS ALAS

Me asomo a la ventana
Y
este momento ya no es mío

Afuera  ya no es mi amado patio lo que veo
aquel que callaba mis  pequeñas cosas tristes
aquel primer y último testigo
del calor de mi cuerpo

Mis sentidos tocan  otro paisaje

Siento
el ansia de sed
como cuando sonaban los goznes del amor
pero ahora
el almanaque ha quedado en blanco
y la llave del alfabeto
está lejos
del lenguaje que humedece las palabras

¿Son alas
las que golpean  el aire?
¿ recuerdos?
¿ quizá nostalgia?

Una paloma con el pico vacío
vuelve al palomar

Con  son reposado 
se mueven sus alas
en la ruta desnuda de signos

¡Ay, paloma!
ya note mueves como antes  
te pesa el temblor debajo de tu pies

Vuelves  al palomar
desde la  antes bullanguera plaza
ahora mustia
donde los pies tantean su camino
sin encontrar
huella a seguir
mientras la vida se avecina con la nada.

La autora Rosario Quiroga de Urquieta

Nació en  Cochabamba. Publicó los poemarios Del camino y su sombra (1990); Aquí la grieta (1998); La memoria del vientre (2007); Para ese miedo que crece con el alba (1987)  y Detrás de tus pisadas (1987) fueron premiados en  Buenos Aires, Argentina en el concurso Hermandad Poética Latinoamericana y América poética en pie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: