E-Book Labrada Poesía Pizarnikeana

Durante el invierno de 2021 se realizó un ciclo de talleres literarios, que proyectó el estilo de la poesía de la poeta argentina Alejandra Pizarnik

Hay en este E-Book una poética de alta calidad literaria. Poetas de Argentina y Bolivia reunidas por las talleristas Raquel Graciela Fernández y Marina Cavalletti desarrollaron su producción acorde a lineamientos diseñados por el denominado Proyecto Pizarnik

En el marco de pandemia, de ese caos que nos movilizó por completo, sucedió de Alejandra Pizarnik, la poeta más revolucionaria que ha dado Avellaneda, el lugar donde nacimos y nos criamos, a la literatura.
Así, motivadas por la potencia de la celebración como lumbre en tiempos raros,
movidas por los ecos de mujeres inspiradoras, de mujeres bisagra, ideamos
Proyecto Pizarnik, para recordarla. Lo hicimos porque, como ella decía “Escribir
un poema es reparar”.
Entonces, aún en medio de la virtualidad, abrimos la puerta para encontrarnos, acercarnos, compartir y zurcir la vida con palabras. Porque estamos convencidas de que quien se ofrenda al poema exalta la existencia de voces además de la
suya, como la de Alejandra, y busca una comunión consigo mismo y con los otros.
Quien escribe da un paso fundamental hacia la trascendencia. Piensa y elogia al
mundo más allá del mundo mutilado. Repara.
En las páginas que siguen, se despliega una polifonía pizarnikeana, de autores
con recorridos diversos, pero con la misma conmoción y resonancia similar hacia
aquella que expuso “Una mirada desde la alcantarilla puede ser una visión del
mundo, la rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”.
Aquí entonces, múltiples miradas y rebeliones para Alejandra, desde Alejandra, prosas y versos que demuestran que el Árbol de Diana sigue dando frutos,
desde la alcantarilla o las pantallas de los dispositivos, la palabra siempre se
rebela, nos pulveriza y nos transforma.
Marina Cavalletti y Raquel Fernández
Proyecto Pizarnik
Primavera 2021

Tapa del E-Book

El libro incluye, entre otros bellísimos textos de varios autores, una

Autobiografía

Mi madre me ha parido debajo de los escombros. Fui lombriz, fui estiércol, me atacó la tempestad. Me hice fosforescente /RMC

Traducida al inglés:

My mother has given birth to me under the rubble. I was earthworm, I was dung, I was attacked by the storm. I became phosphorescent /RMC

Traducida al francés:

Ma mère m’a donné naissance sous les décombres. J’étais un ver de terre, j’étais du fumier, j’ai été attaqué par la tempête. Je suis devenue phosphorescente./ RMC

file:///C:/Users/Usuario/Documents/proyectoPizarnik_Antologia%20(1).pdf

Rossemarie Caballero, foto: Paris, octubre de 1999

A continuación el documento PDF de la

ANTOLOGÍA Proyecto Pizarnik

El Premio Nobel tenía que ser compartido entre Borges y Asturias

Entrevista del escritor boliviano Javier Claure al académico sueco Per Wästerberg

                       El Premio Nobel tenía que ser compartido entre Borges y Asturias
                                                     

Por Javier Claure C.

Per Wästberg nació en noviembre de 1933 en Estocolmo. Es un escritor prolífico, y ha incursionado en diferentes géneros literarios. Fue jefe de redacción del periódico “Noticias del Día” (Dagens Nyheter) y Presidente del PEN Club Internacional. En 1964, junto al abogado Hans Göran Franck, fundaron la sección sueca de Amnistía Internacional. Ha obtenido varios premios y ha ocupado cargos importantes en el ámbito cultural sueco. Actualmente es columnista del periódico “Diario Sueco” (Svenska Dagbladet). Es  miembro de la Academia Sueca desde 1997 y ocupa la silla número 12. También es miembro del Comité Nobel.

Per Wästberg, de la Academia Sueca y miembro del Comité Premio Nobel

Con tan solo 15 años debutó en el campo literario con una novela titulada “Niño con pompas de jabón” (Pojke med såpbubblor, 1949). Y desde esa época hasta el día de hoy, ha escrito un libro por año y muchas veces dos libros. En total tiene 78 libros publicados. 

Wästberg es un hombre con una profunda sensibilidad humana, y se ha caracterizado como un escritor interesado en los problemas de los países en vías de desarrollo. En la década de los 60 viajó a África, hecho que marcó hondamente en su producción literaria, pero también en su forma de ver el mundo desde el punto de vista político. Se involucró en el movimiento anticolonial, y luchó fehacientemente contra el Apartheid en Sudáfrica. Y, en gran medida, fue él; el que ha concientizado al pueblo sueco sobre ese sistema inhumano. En este sentido, escribió dos libros: “Zona prohibida” (Förbjudet område) y “En la lista Negra” (På svarta listan). En 1960, los gobiernos de Sudáfrica y Rhodesia, actual Zimbabue; declararon persona no grata a Wästberg. Sin embargo, regresó a Sudáfrica tras la liberación de Nelson Mandela. Su interés por África, le llevó a publicar otros dos libros: “África cuenta” (Afrika berättar), una antología de escritores africanos y “Los caminos a África” (Vägarna till Afrika), que es parte de sus memorias. Al mismo tiempo, es conocido por sus novelas que fluyen en ambientes de la alta clase media sueca. A los 71 años se divorció de su mujer para contraer matrimonio con Zofia Morzynska, ahora más conocida como Sofia Augustdotter, una masajista polaca 32 años menor que él.

Este mes de octubre empiezan las actividades en torno al Nobel. El Comité Nobel está a punto de dar a conocer el próximo Premio Nobel de Literatura 2021. Esta entrevista se realizó por Internet.

El académico sueco Per Wästberg

Javier Claure: ¿Podría contarme cómo trabajan los miembros del Comité Nobel?

Per Wästberg:  Te respondo rápidamente, tengo mucho que hacer. Somos 5 miembros en el Comité Nobel. El 1 de febrero de cada año recibimos, de todo el mundo, las nominaciones para el Premio Nobel de Literatura. Entonces enviamos alrededor  de 450 invitaciones a universidades, al PEN Club, a ex ganadores del Premio Nobel y a otras instituciones. Hacemos una lista de los posibles ganadores, y luego agregamos nuestras propias sugerencias. Este proceso resulta en 220 nombres. A finales de marzo hacemos una nueva lista de 20 o 25 posibles nombres. Y a principios de abril, como Presidente del Comité Nobel, doy conferencias sobre los nombres escogidos. En mayo escoge el Comité 5 nombres, y pedimos a la Academia que los apruebe, o que cambie un nombre por otro. Durante el verano, es decir entre junio y agosto, todos los miembros del Comité leen las obras literarias de las 5 personas escogidas. Además, escribimos pequeños ensayos sobre esas obras, y lo hacemos sin consultar entre los miembros del Comité.  El penúltimo jueves de septiembre está dedicado a la presentación de los 5 posibles ganadores o ganadoras del Premio. El siguiente jueves se habla sobre las obras escogidas, el tercer jueves buscamos llegar a un acuerdo en consenso. Y el cuarto jueves anunciamos el nombre del ganador o de la ganadora del Premio Nobel de Literatura.


J.C: La periodista de la sección cultural del periódico “Noticias del día”, Maria Schottenius, adivinó de antemano que Le Clézio recibiría el Premio Nobel de Literatura. Ha habido especulaciones sobre filtraciones en la Academia Sueca. ¿Qué opina al respecto?

P.W: Ha habido filtraciones, pero no en los últimos años. No comunicamos sobre posibles ganadores por correo electrónico.

J.C: Elfriede Jelinek y Bob Dylan han ocasionado un debate con opiniones a favor y en contra de su nombramiento como ganadores del Premio Nobel. ¿Cómo fue la selección de esas personas al Premio Nobel de Literatura?

P.W: El Testamento de Alfred Nobel admite varios géneros literarios. Hemos ampliado el concepto de literatura. Jelinek, es una dramaturga modernista provocativa. Bob Dylan, es uno de los poetas más grandes de Estados Unidos. Y Svetlana Aleksijevitj, es una periodista con una visión profunda que relata cosas de la vida cotidiana.

J.C: He leído su libro «Los caminos a África», en donde usted menciona que su  padre no le incentivaba a hacer los deberes, ni a ser ordenado. Sin embargo, le animó a ser juguetón. A pesar de ello, usted ha estudiado en buenos colegios y en la famosa Universidad de Harward. Además, se ha convertido en un escritor exitoso. ¿Cómo ha logrado con todo eso?

P.W: Es difícil de responder a tu pregunta. He intentado hacer lo que para mí es divertido y, al mismo tiempo, útil. También hice un doctorado en la Universidad de Uppsala.

J.C: Usted ha estado en algunos países de África. Ha conocido personalmente a Robert Mugabe ¿Por qué y cuándo empezó su interés por África?

P.W: Desde mi infancia siempre me ha fascinado África. He leído libros, para niños, sobre el continente africano como, por ejemplo, de la gran escritora Karen Blixen. Hice un curso de geología africana en la Universidad de Harvard. Y solicité una beca de Rotary en 1958, afortunadamente  la obtuve. Quizá porque elegí una universidad que no tenía ni un solo estudiante extranjero. Me refiero a la Universidad Salisbury de Harare, en Rhodesia, actual Zimbabue. Allí estudié literatura africana concerniente a la década de los años 40 en adelante. Vi de cerca las injusticias y luché contra el racismo. Entonces fui deportado a Sudáfrica, en donde conocí a Nelson Mandela y a su entorno social antes de que fuera encarcelado. Viajé casi por toda África, y he visitado ciertos países africanos cada dos años, principalmente los países del sur y del este de África.

J.C: ¿Por qué no hay Premio Nobel de Matemáticas?

P.W: Porque en el Testamento de Alfred Nobel no menciona las matemáticas.

J.C: Por último, Jorge Luis Borges fue uno de los escritores más importantes de América del Sud. Su nombre se barajó, varias veces, como posible ganador del Premio Nobel de Literatura.

¿Cuál cree usted que fue la razón para no otorgarle este prestigioso galardón?

P.W: Es una tragedia que Borges no haya recibido el Premio Nobel. Fue el error más grande de la Academia junto con Vladimir Nabokov y Karen Blixen. La idea era que el Premio deberían compartir entre Borges y Miguel Ángel Asturias. Asturias recibió el Premio, mientras que Borges hizo el ridículo cuando recibió una condecoración de las manos del dictador Augusto Pinochet.

Javier Claure Covarrubias nació en Oruro, capital folklórica de Bolivia. Es miembro del Pen-Club Internacional, de la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Oruro (UNPE), de la Sociedad de Escritores Suecos, del Movimiento Poético Mundial (World Poetry Movement), del Liceo Poético de Benidorm (España) y miembro de número (300-ES-026) de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna, Capítulo España. Ejerce el periodismo cultural. Fue uno de los organizadores del Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos en Europa (Estocolmo, 1991).

Abdulrazak Gurnah: El Nobel por escritos sobre el colonialismo y el destino de los refugiados

Artículo de un escritor boliviano radicado en Suecia sobre el ganador del Nobel de Literatura 2021

Abdulrazak Gurnah gana el Nobel por sus escritos sobre el colonialismo y el destino de los refugiados

Por Javier Claure C.

El pasado 7 de octubre, el secretario permanente de la Academia Sueca, Mats Malm, anunció el nombre del novelista Abdulrazak Gurnah como ganador del Premio Nobel de Literatura 2021.

Abdulrazak Gurnah es un escritor y crítico literario nacido en Zanzíbar (Tanzania). A los 18 años abandonó su país a consecuencia de la persecución a ciudadanos árabes. En 1966 llegó al Reino Unido como refugiado, y allí empezó a estudiar. Primero en el Christ Church College y luego obtuvo un doctorado en la Universidad de Kent, en donde trabajó como catedrático de postgrado en el departamento de inglés, hasta su jubilación. Según el jurado, la obra de Gurnah se caracteriza por la «penetración intransigente y compasiva en los efectos del colonialismo y el destino del refugiado en el abismo entre culturas y continentes”.

El autor de “Memory of Departure” (Recuerdos de la Partida) ha escrito en total diez novelas, y dos de ellas están traducidas al sueco: “Paraíso” (Paradiset) y “El último regalo” (Den sista gåvan). En realidad, es poco conocido. Y, por consiguiente, su nombre no figuraba en las quinielas ni en las apuestas acerca del Premio Nobel de Literatura 2021. Tampoco sus obras eran pronunciadas por labios de expertos en literatura. En otras palabras, el nombramiento de Abdulrazak Gurnah como ganador del Premio Nobel de Literatura cayó en Suecia, y en el mundo entero, como una estrella por la que nadie apostaba un centavo. Y este asombro se refleja tanto en la prensa sueca como internacional. Algunos titulares de los periódicos suecos más importantes:

Diario Sueco (Svenska Dagbladet): “Es hora de darse cuenta de que las personas que no son blancas pueden escribir”.

Noticias del Día (Dagens Nyheter): “Es triste que los escritores poscoloniales tengan que escribir en inglés”.

El Expreso (Expressen): “Una elección mística de la Academia Sueca”.

Diario de la Tarde (Aftonbladet): “Pánico y confusión cuando se presentó el nombre del ganador del Premio Nobel de Literatura”

A nadie se le pasó por la mente que este escritor tanzano, se llevaría el galardón literario más preciado del mundo. Muchos editores suecos han reconocido su ignorancia sobre el flamante ganador del Nobel de Literatura. Y han dicho: “debemos ser sinceros, no conocemos al escritor. De pronto somos tan suecos, tan insulares, tan ignorantes y tan descubiertos”. Una persona dijo en el noticiero: “Nunca he leído algo de su autoría, no sé quién es ”. Gunnar Bolin, director de un programa cultural de la Radio P1 aseguró que jamás escuchó el nombre del laureado con el Premio. Mientras que Stefan Jonsson, crítico literario del periódico “Noticias del Día” y catedrático de la Universidad de Linköping, dijo que la elección de Abdulrazak Gurnah nos lleva a conocer una literatura que no se encuentra fácilmente en Suecia. Y acotó: “Ahora el Premio Nobel cumple su potencial en todo el sentido de la palabra: abrir puertas a otros mundos, a otras vidas humanas que no conocemos”.

Abdulrazak Gurnah

Al mismo tiempo, periodistas, literatos, expertos y personas que les gusta el mundo de la literatura pensaban que el escritor keniano Ngugi Wa Thiong’o, eterno candidato, quizá sería el galardonado con el Premio. Aunque a decir verdad, en la Academia Sueca se barajan varios nombres: Haruki Murakami (Japón), Ahmad Said; más conocido como Adonis (Siria), Scholastique Mukasonga (Rwanda), Mia Couto (Mozambique), Jamaica Kincaid (Antigua y Barbuda), Mircea Cartarescu (Rumanía), etc.

Gurnah ha escogido el idioma de Shakespeare para narrar historias. Y las críticas no tardaron en llegar. Algunos comentaristas cuestionan el porqué de utilizar el idioma inglés colonialista, haciendo alusión que mejor sería que se exprese en suajili, lengua que se habla en su país de origen.

Pero más allá de eso, todos se preguntan: ¿Cómo ha sido la elección de Abdulrazak Gurnah?

Para nadie es nuevo que desde el inicio del Premio Nobel de Literatura, en 1901, la Academia Sueca ha otorgado el Premio, en la mayoría de los casos, a escritores europeos y norteamericanos. Según una estadística de la propia Academia Sueca, los países con más Premios Nobel de Literatura son: Francia 15, Estados Unidos 13, Gran Bretaña 12, Alemania 8, Suecia 8, Italia 6, España 5, Polonia 4, Irlanda 3 y Dinamarca 3. El testamento de Alfred Nobel establece que el Premio Nobel debe ser otorgado a personas que “hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad”. Pero también para aquellas personas que ”hayan producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la literatura”. Pero… ¿Cómo interpretar esa frase ambigua? Cada período histórico está marcado por diferentes modas, características, conflictos, acontecimientos, contradicciones, coyunturas, etc. Es decir, la vida fluye por una cadena de factores históricos y sociales. Y a medida que va pasando el tiempo, creo que se han llevado a cabo diferentes interpretaciones del testamento de Alfred Nobel dependiendo de la época.

El nigeriano Wole Soyinka, que también escribe en inglés, fue el primer escritor africano que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1986. Y Toni Morrison fue la primera escritora negra norteamericana, que lo recibió en 1993. Es decir, la Academia Sueca tuvo que esperar 35 años para otorgar el Premio Nobel de Literatura a otro escritor africano. ¿De qué depende? ¿Existen diferentes criterios para elegir a escritores o poetas tomando en cuenta el país de procedencia? o ¿Será que la Academia Sueca ha saldado una cuenta pendiente que tenía con escritores de otros continentes?

En este contexto, es oportuno señalar que tras los escándalos que se desataron en la Academia Sueca, en el 2018, a consecuencia de agresión sexual a ciertas mujeres, el presunto mal manejo de las finanzas de la Academia y la falta de transparencia en el trabajo que realizan los miembros, la Academia se hundió en una crisis profunda. Y, como resultado de ello, no se concedió a nadie el Premio Nobel de Literatura. La Academia se desprestigió ante los ojos del mundo. Algunos miembros renunciaron, Jean-Claude Arnault, esposo de Katarina Frostenson (quien renunció a la Academia) fue a parar a la cárcel por violar a una mujer dos veces, y la élite cultural sueca exigía cambios en la Academia.

Para lavar la imagen de la Institución Nobel, se creó un nuevo Comité Nobel conformado por cuatro miembros de la Academia y cinco expertos externos. Este Comité tenía dos objetivos: cambiar la visión eurocentrista de la Academia y poner fin a situaciones bochornosas. También es oportuno señalar que la Academia Sueca cuenta con cuatros nuevos miembros: Åsa Wikforss (silla nr. 7), Anne Sward (silla nr. 13), Ellen Mattson (silla nr. 9) y Tua Forsström (silla nr. 18).

Paraíso, novela de Abdulrazak Gurnak, Premio Nobel 2021

Pero, a pesar de estos esfuerzos, la Academia seguía sufriendo de ceguera. En 2019 otorgaron el Premio Nobel de Literatura a Peter Handke (Austria). El mismo año se entregó el Premio, de 2018, a Olga Tokarczuk (Polonia). Y el año pasado Louise Glûck (Estados Unidos) fue homenajeada con el Premio. Entonces tomando en cuenta los componentes arriba mencionados, la Academia Sueca no tenía otra alternativa que otorgar el Premio a un escritor que no haya nacido en Estados Unidos ni en Europa. Y la respuesta contundente a una serie de preguntas, viene de la boca de Anders Olsson, miembro del Comité Nobel, quien se expresó de la siguiente manera: “Tenemos los ojos abiertos hacia escritores que podrían llamarse poscoloniales. Nuestra mirada se hace más amplia con el tiempo. Y el objetivo de la Academia es vigorizar nuestra visión de la literatura en profundidad. Por ejemplo la literatura en el mundo poscolonial”.

Sin embargo, surge la pregunta: ¿Será que el próximo Premio Nobel de Literatura recaerá en un escritor de América Latina? ¿De Asia? o ¿Quizá nuevamente en un escritor de África?

* Javier Claure C., poeta y escritor de Bolivia radicado en Suecia. Próximo artículo: Entrevista a Per Wästberg de la Academia Sueca y miembro del comité Nobel.

Poesía en domingo de octubre

Poemas de un libro inédito con mirada Pizarnikiana

Dile que esa cosa de la muerte me hurga demasiado
(yo tenía seis años cuando ella se fue)
y dile que las aguas del mar me estremecen
hay una balsa que me espera y voy.
Se hunde. 

Navego en tu nombre
abrazada al recuerdo de cuando eras niña
miro la lumbre del faro de afuera
y te veo flotar
con alas de ángel te elevas hacia ultramar
¿Quién por mí preguntará?
Mi alma gime en el canto de sirena que se aleja
en lontananza escucho tu nombre desde un campanario.
¿Quién por mí preguntará?
La noche se ha perdido envuelta en  las olas
y tu nombre en marea todavía me llama
son palabras que no se oyen más.
En un oscuro rincón de la nada te espero.

/Rosse-Marie Caballero
Su voz era de lluvia
ráfaga en la tormenta
la tumba abierta 
miro el poema y un pozo se abre.
La noche, una luna inmensa,
eleva la palabra y zigzaguea el tono
baja su voz, lenta se escurre
late el tormento, y desespera.

Fumaba  ella y por dentro lloraba.

/Rosse-Marie Caballero
Desconfianza

Mi abuelo era un hombre de finales del siglo diecinueve. Trajo al mundo un racimo de hijos, uno de ellos fue mi padre. Mi padre era un hombre de inicios del siglo veinte. Trajo al mundo un racimo de hijos, uno de ellos fue  mi hermano.  Y él trenzó una guirnalda de flores en el cuello de su amada.  

/Rosse-Marie Caballero
Rossemarie Caballero est née le jour 30 du mois de novembre de 1961, á Cochabamba-Bolivie. Elle a publié des livres de poésie, roman et compte, au meme temps a selectioné la littérature des femmes boliviennes dans 4 antologies. Ces poemes inedites sont produits de l atelier de poésie Proyecto Pizarnik, Argentine, 2021.

Aproximaciones a la obra de nuestros autores

Textos sobre otros textos de Gaby Vallejo Canedo, colección World Women Writers, en la XIV Feria Internacional del Libro de Cochabamba. ¡Albricias!

El libro se presenta el día viernes 15 de octubre a h 17.00 en el salón Werner Guttentag de la Feria Internacional del Libro FILC 2021 zona Alalay de Cochabamba-Bolivia.

Cuarto volumen de la colección World Women Writers

Aproximaciones a la obra de nuestros autores es el cuarto volumen de la colección World Women Writers de Bolivia a las naciones del mundo. Subtitulado Textos sobre otros textos el libro presenta Acercamientos y Prólogos a la obra de treinta y tres literatos hispanoamericanos cuyas creaciones posaron ante la mirada y el corazón de la profesora de Literatura, investigadora y escritora cochabambina, Gaby Vallejo Canedo.

Autoras y autores de España, Perú y Bolivia; narradores, ensayistas y poetas de inconmensurable valor; jóvenes que comienzan en el arte de la palabra y trilingües en castellano, lengua extranjera o misk´i rimay, todos entregados a la perspectiva humana y la sabiduría de la autora.

Ya en 1987 cuando Gaby Vallejo publicó En busca de los nuestros, Juan Quirós decía que lo que importa en un crítico es que “su verdad” sea el resultado diligente, hecho a conciencia, sobre un autor o una obra. Así vemos a Gaby, desde siempre publicando valiosos textos para sus colegas escritores.

A más de treinta y tres años de aquel evento (en coincidencia o no con  los misterios del destino), los editores se complacen en acompañar la trayectoria de esta emblemática escritora, su análisis y valoración de obras literarias reunidas con amor para conservarlas en el tiempo.

Rossemarie Caballero Vega

INVITACIÓN AL LANZAMIENTO DE APROXIMACIONES en la Filc 2021

Compartimos algunos párrafos del prólogo que escribió Homero Carvalho Oliva para este nuevo volumen:

"Aproximaciones a la obra de nuestros autores. Textos sobre otros textos, es una colección de dieciocho acercamientos y quince prólogos escritos por nuestra canónica escritora Gaby Vallejo, gran paradigma nacional de lo que debe ser un escritor comprometido con la realidad, la palabra y un mundo justo. El libro forma parte de la Colección World Women Writers que dirige la escritora Rossemarie Caballero."

.

"En el libro Aproximaciones  a la obra de nuestros autores constatamos otra faceta de Gaby, la de escritora y maestra de generaciones, que es generosa con la palabra, que, yendo más allá de las mezquindades propias de cada oficio, es capaz de reconocer el talento, la capacidad y la calidad de sus colegas. En este libro se reúnen algunos de los prólogos y comentarios que Gaby ha ido escribiendo acerca de la obra de muchos escritores nacionales y extranjeros.  En cada uno de sus textos podemos comprobar la voz de la maestra y de la gran escritora que es; Gaby identifica hitos, revela ocultas simbologías, hace evidentes significados que, quizá, los propios escritores no habíamos intuido siquiera"

Lanzamiento del libro en el marco de:

Aproximaciones a la obra de nuestros autores fue editado en Taller de Creación y Edición Literaria e impreso por Grupo Editorial Kipus.

Café Concert, un petit peu d érotisme

Francais, English, Español

Rossemarie Caballero's Blog

Une petite peu érotique histoire de mon livre édité en Espagnol Enigmas de la Esfinge

Peut-être ne suffit-il pas de dire que je l’ai vu appuyé sur sa main réfléchie, bourré d’un costume en cuir noir, d’une veste, d’un pantalon, de bottes. Une ceinture aussi noire, et ses lunettes intellectuelles, là, dans un coin du café illuminé de la ville.

Son regard a transpercé mon âme et m’a découvert. Ensuite, nous commençons un jeu subtilement érotique d’allers et venues.

Il m’a regardée et je me suis cachée, je l’ai regardé et il m’a regardée, et vêtue d’un pull noir, je me suis cachée de nouveau à ses yeux, ceux qui étaient coincés dans les miens pendant quelques instants, quelques secondes avant que d’autres nous découvrent in fraganti.

Je sentais les cerises rouges froides glisser le long de mes lèvres et son regard brûlant.

Mais je suis sortie.

Je me suis…

Ver la entrada original 1.059 palabras más

Steppen Wolf

A short story inspired on Herman Hesse´s titltle but written in 1999 in Spain

Steppen Wolf

The dense drizzle falls on the leaden streets of Madrid.

A man, like almost all men here, walks alone, wrapped in a gray scarf. He never looks up and frequently stumbles into the shadows of other people.

When he arrives in the Moncloa neighborhood, someone greets him and he does not respond. His world is different. The walls begin to enclose his reduced sphere and the doors become thinner.

One blue night, on Calle de la Princesa, he discovers freedom.

He stops on the bridge and contemplates the majesty of the stars in the sky, looks below and is disturbed by the rivers of fleeting lights of fast cars.

On his way home, the same voice greets him again, but he still does not respond. Before entering the building where he rents a room, he goes to the tobacconist’s and buys postage stamps and some cigarettes, puts the letter in the mailbox on the corner and disappears.

Days go by and, finally, the building’s post office delivers an envelope marked «Unknown». He places it on the table, next to the mountain of letters returned from his longed-for Romania. He lights a cigarette and drinks anxiously.

The wait is over, he sentences, and heads down the street to Gran Via. On the way he stumbles again with the same shadows of the people he knows. He looks for someone to greet, but no one stops. When he reaches the Calle de la Princesa he has the sudden idea of observing the sky and heads for the bridge. It is very late and the winter cold mocks his sober attire.

He feels tiny in the middle of the universe. The lights of the cars obscure his ideas and he goes to meet the stars under the wide ‘bridge of the suicides’.

The wind spreads his tobacco smell and his scarf is almost hanging on the railing. The wind spreads his tobacco smell and his scarf is almost hanging on the railing.

The following week, the Madrid City Council decided to place solid glass screens in front of the bars of the bridge; however, at night, many wolves, steppen or not, are still seen prowling the area.

A story from the book Obsesiones, by Rossemarie Caballero. Spanish edition Tahiel ediciones, Buenos Aires, 2016

El lobo estepario

Cae la tupida llovizna sobre las calles plomizas de Madrid.

Un hombre, como casi todos los hombres aquí, camina solitario, envuelto en una bufanda gris. Nunca levanta la vista y frecuentemente tropieza con las sombras de otras gentes.

Al llegar al barrio de la Moncloa, alguien le saluda y él no responde. Su mundo es otro. Las paredes comienzan a cercar su reducido ámbito y las puertas adelgazan.

Una noche azul, por la Calle de la Princesa, descubre la libertad.

Se detiene sobre el puente y contempla la majestuosidad de las estrellas en el cielo, mira debajo y se turba ante los ríos de luces fugaces de los veloces automóviles.

De regreso a casa, de nuevo le saluda la misma voz, pero él sigue sin responder. Antes de ingresar en el edificio donde alquila una habitación, se acerca al estanco y compra timbres de correo y algunos cigarrillos, deposita la carta en el buzón de la esquina y desaparece.

Transcurren los días y, por fin, el estafeta del edificio le entrega un sobre con el rótulo “Desconocido”. Lo deposita sobre la mesa, junto a la montaña de cartas devueltas de su Rumania añorada. Enciende un cigarrillo y bebe con ansiedad.

La espera terminó, sentencia, y se dirige calle abajo, hasta la Gran Vía. En el camino tropieza nuevamente con las mismas sombras de las gentes que conoce. Busca a quien saludar, pero nadie se detiene. Al llegar a la Calle de la Princesa le viene la súbita idea de observar el cielo y se dirige hasta el puente. Es muy tarde y el frío invernal se burla de su sobria vestimenta.

Se presiente ínfimo en medio del universo. Las luces de los coches le oscurecen las ideas y va a encontrarse con las estrellas bajo el ancho ‘puente de los suicidas’.

El viento esparce su olor a tabaco y su bufanda queda casi colgando de la baranda.

A la semana siguiente, el Ayuntamiento de Madrid decide colocar pantallas de vidrio macizo delante de las barras del puente; sin embargo, por las noches se suele ver todavía muchos lobos, esteparios o no, merodeando solitariamente el área.

Rossemarie Caballero

Madrid, 1999

A short story inspired on Herman Hesse´s titltle but written in 1999 in Spain
Bing images

Ilustres Escritoras Cochabambinas 2

Un trabajo coordinado entre el proyecto EC-B y la Revista Ahora

Presentación oficial de la Revista Digital

𝐀𝐇𝐎𝐑𝐀 𝐈𝐋𝐔𝐒𝐓𝐑𝐄𝐒 𝐄𝐒𝐂𝐑𝐈𝐓𝐎𝐑𝐀𝐒 𝐂𝐎𝐂𝐇𝐀𝐁𝐀𝐌𝐁𝐈𝐍𝐀𝐒

SEGUNDA EDICIÓN

Un trabajo de la revista Ahora, coordinado con la escritora Rossemarie Caballero, para rendir un homenaje a la mujer, a su talento y aporte histórico a la literatura boliviana. ¡Gracias por tanto! Para visualizar correctamente la Revista desde su celular, debe seguir las siguientes recomendaciones ingresando al enlace 👇𝟭.- 𝗣𝗿𝗲𝘀𝗶𝗼𝗻e 𝗲𝗹 𝗯𝗼𝘁𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗺𝗲𝗻𝘂́ ···(Ubique los 3 puntos…) 𝟮.- 𝗘𝗹𝗶ja 𝗹𝗮 𝗼𝗽𝗰𝗶𝗼́𝗻 🌐 𝗔𝗯𝗿𝗶𝗿 𝗲𝗻 𝗲𝗹 𝗻𝗮𝘃𝗲𝗴𝗮𝗱𝗼𝗿3.- ¡Listo! puede leer, comentar y compartir 🙂👍🏻Rossemarie CaballeroIrma Maria Magnani ValdézPilar Pedraza Pérez Del CastilloMelita Del Carpio SorianoAmalia DeckerCarmen Beatriz Ruiz ParadaRosalba Guzmán SorianoSilvia DAZA De RodriguezLuisa Rendon VallejosJudith Ustáriz ArandiaAngélica Guzmán RequeTeresa Constanza Rodríguez Roca

Ilustres Escritoras Cochabambinas 2

Link del enlace:

👇
👇

PRESENTACIÓN  DE LA SERIE 2

La REVISTA AHORA y el PROYECTO EC-B en el propósito de difundir la literatura de nuestra tierra escrita por mujeres presenta la segunda Serie de ILUSTRES ESCRITORAS COCHABAMBINAS.

El Proyecto EC-B nació en 2016, cuando su gestora y directora, la escritora Rossemarie Caballero Vega comenzó su residencia en Buenos Aires – Argentina. Compilar y difundir la obra de escritoras bolivianas es la visión del proyecto que comprende dos fases: La primera, ejecutada con tres antologías: Escritoras Cochabambinas, 2018; escritoras Cruceñas, 2019; y Escritoras Contemporáneas Bolivianas; 2019. La segunda fase se encuentra en proceso de implementación con dos volúmenes: Antología de Ensayistas Bolivianas, y el Blog y Compendio de escritoras bolivianas, previstos a corto y mediano plazo.

Las expectativas del proyecto se centran en la difusión y valoración del material bibliográfico en diversos medios físicos y virtuales, y ámbitos como bibliotecas, escuelas, salas de café y otros, a través de medios de comunicación escritos y la web.

En la promesa de que la Serie 3 llegue antes de fin de año, hacemos entrega de la presente Serie de Ilustres Escritoras Cochabambinas,  una colección de textos de las autoras originarias o radicadas en Cochabamba y cuyo nacimiento se registra entre las décadas 60, 50 y los años 40. Este grupo etáreo lo conforman las poetas y narradoras: Vilma Tapia Anaya,  Rosario Arzabe Argandoña, María Luisa Rendón, Rossemarie Caballero, María de la Cruz Bayá; Silvia Daza de Rodríguez, Rosalba Guzmán, Carmen Beatriz Parada, Amalia Decker Márquez,  Melita del Carpio, Pilar Pedraza, Irma Magnani Valdez, Angélica Guzmán Reque, Judith Ustáriz y Teresa Constanza Rodríguez.

Los editores

ÍNDICE  ILUSTRES ESCRITORAS COCHABAMBINAS 

(SEGUNDA SERIE)

Cochabamba, septiembre de 2021

VER MÁS:

Ilustres Escritoras Cochabambinas 1

Las expectativas del proyecto se centran en la difusión y valoración del material bibliográfico en diversos medios físicos y virtuales, y ámbitos como bibliotecas y otros, a través de medios de comunicación escritos y la web.

Hacemos la primera entrega de esta colección con la literatura de Ilustres Escritoras Cochabambinas, que coinciden durante las décadas de los años 30 y años 40. Ellas son:
Velia Calvimontes, Lilibeth Galindo, Amanda Jáuregui, Amanda Arriarán, Luz Cejas, Sara María Vázquez, Georgette Canedo, Giancarla Zabalaga, Gaby Vallejo, Blanca Garnica, Kaly Magnani, Norah Zapata Prill, Teresa Kubber, Rosario Quiroga y Edith Zabalaga.

Los editores

Cochabamba, julio de 2021

Café Concert, a little bit erotic story

A short story in French, English and Spanish

Une histoire de mon livre édité originalement en Espagnol Enigmas de la Esfinge

Café Concert

Peut-être ne suffit-il pas de dire que je l’ai vu appuyé sur sa main réfléchie, bourré d’un costume en cuir noir, d’une veste, d’un pantalon, de bottes. Une ceinture aussi noire, et ses lunettes intellectuelles, là, dans un coin du café illuminé de la ville.

Son regard a transpercé mon âme et m’a découvert. Ensuite, nous commençons un jeu subtilement érotique d’allers et venues.

Il m’a regardée et je me suis cachée, je l’ai regardé et il m’a regardée, et vêtue d’un pull noir, je me suis cachée de nouveau à ses yeux, ceux qui étaient coincés dans les miens pendant quelques instants, quelques secondes avant que d’autres nous découvrent in fraganti.

Je sentais les cerises rouges froides glisser le long de mes lèvres et son regard brûlant.

Mais je suis sortie.

Je me suis échappée de ce feu brûlant vers la prairie fraîche, bordée de peupliers caillés de rosée. L’été était à son degré le plus humide. La pluie tombait et me mouillait les joues, encore chaudes et rouges. Puis j’ai pensé que je ne le reverrais plus jamais. Je ne connaissais ni son prénom, ni son numéro de téléphone. S’il travaillait ou non, où il vivait ou s’il était d’ici ou de là ou d’où. Son regard était resté sur ma peau et il me réchauffait encore.

Je n’avais pas du froid, juste un léger tremblement.

Je suis revenue. Il était toujours assis à côté de son partenaire à la même table. J’ai écrit mon numéro portable sur un morceau de papier et pendant que je réfléchissais à la façon de le lui faire parvenir incognito, il est descendu les escaliers et est passé près de moi sans me voir, avec cette femme qui, à l’intérieur d’un manteau de velours noir, ressemblait à une pêche macabre.

Ils sont partis.

J’ai quand même essayé de réfléchir à la façon de lui procurer le petit papier avec mon numéro, mais je me suis retenue. Je l’ai vu s’éloigner et je croiaies que j’allais le perdre sans l’avoir trouvé. J’ai marché un peu. J’ai pris un taxi et  l’ai dirigé vers l’endroit où je supposais qu’ils allaient.

Personne.

J’ai pressé le petit morceau de papier et l’ai jeté au fond de mon sac. Là où les rêves se terminent.

Je suis rentrée chez moi et j’ai transcrit l’histoire pour qu’au moins ce soupir perdure avec le temps.

Café Concert, A little bit erotic story

A little bit erotic short story from my book Enigmas de la Esfinge

By Rossemarie Caballero from Bolivia

Perhaps it is not enough to say that I saw him leaning on his thoughtful hand, stuffed in a black leather suit, jacket, pants, boots. A belt also black, and his intellectual glasses, there, in a corner of the illuminated café of the city.

His gaze pierced my soul and discovered me. Then we start a subtly erotic game of comings and goings. He looked at me and I hid, I looked at him and he looked at me, and dressed in a black sweater I hid again from his eyes, those that were stuck in mine for just moments, just seconds before others discovered us in fraganti.

I felt the cold red cherries slipping down my lips and his burning gaze.

But I got out.

I got out of that burning fire and ran to the cool meadow, lined with poplars curdled with dew. Summer was at its wettest degree. The rain was falling and wetting my cheeks, still warm and red. Then I thought I would never see him again. I didn’t know his first or last name, or his phone number. Whether he worked or not, where he lived or whether he was from here or there or from where. His gaze had stayed on my skin and it warmed me yet.

I didn’t feel cold, just a slight tremor.

I came back. He still sat next to his partner at the same table. I writted down my portable number on a piece of paper and while I was thinking about how to get it to him incognito, he went down the stairs and passed by me without seeing me, with that woman who inside a black velvet coat looked like a macabre peach.

They left.
I still tried to think about how to give him the little paper with my number, but I held back. I saw him walk away and suspected I would lose him without having found him. I walked a little. I took a taxi and directed it to where I assumed they were going.

No one.

I squeezed the little piece of paper and threw it at the bottom of my bag. Where dreams end.

I returned home and transcribed the story so that at least this sigh would endure over time.

  • From the Book Enigmas de la Esfinge y otros relatos. Spanish edition by Rosse Marie Caballero Vega, Bolivia, 2007

Spanish edition in Bolivia

Café Concert

Tal vez no baste con decir que lo vi apoyado sobre su mano pensativa, embutido en un traje de cuero negro, chamarra, pantalones, botas. Un cinturón también negro, y sus espejuelos de intelectual, allí, en un rincón del iluminado café de la high.

Su mirada atravesó mi alma y me descubrió. Entonces iniciamos un juego sutilmente erótico de idas y venidas. Él me miraba y yo me escondía, yo le miraba y él me miraba, y vestida con un cisne negro me escondía nuevamente de sus ojos, esos que se clavaban en los míos por apenas instantes, apenas segundos antes de que otros nos descubrieran in fraganti.

Sentí las frías cerezas rojas resbalar por mis labios y su mirada ardiente.

Pero salí.

Salí de aquel fuego que me quemaba y corrí hasta el prado fresco, bordeado de álamos cuajados de rocío. El verano estaba en su grado más húmedo. La lluvia caía y mojaba mis mejillas, aún cálidas y enrojecidas. Entonces pensé que nunca lo volvería a ver. No conocía su nombre ni su apellido, ni su número de teléfono. Si trabajaba o no, si dónde vivía o si era de aquí o de allá o de dónde. Su mirada se había quedado en mi piel y me entibiaba.

No sentía frío, solo un leve temblor.

Volví. Él todavía permanecía sentado junto a su pareja en la misma mesa. Anoté mi número de portable en un pedazo de papel y mientras pensaba cómo hacérselo llegar de incógnito, él descendió por la escalera y pasó junto a mí sin verme, pegado a la mujer que dentro de un abrigo de terciopelo negro semejaba un durazno macabro.

Se fueron.

Todavía intenté pensar cómo hacerle llegar el papelito con mi número, pero me contuve. Lo vi alejarse y sospeché que lo perdería sin haberlo encontrado. Caminé un poco. Tomé un taxi y lo  dirigí hacia donde suponía ellos iban.

Nadie.

Yo Estrujé el papelito y lo tiré al fondo de mi bolso. Allí donde terminan los sueños.

Llegué a casa y transcribí la historia para que al menos este suspiro perdure en el tiempo.

Diseño de portada: Carlos Rimassa.
Grupo Editorial Kipus, Cochabamba 2007