Aproximaciones a la obra de nuestros autores

Textos sobre otros textos de Gaby Vallejo Canedo, colección World Women Writers, en la XIV Feria Internacional del Libro de Cochabamba. ¡Albricias!

El libro se presenta el día viernes 15 de octubre a h 17.00 en el salón Werner Guttentag de la Feria Internacional del Libro FILC 2021 zona Alalay de Cochabamba-Bolivia.

Cuarto volumen de la colección World Women Writers

Aproximaciones a la obra de nuestros autores es el cuarto volumen de la colección World Women Writers de Bolivia a las naciones del mundo. Subtitulado Textos sobre otros textos el libro presenta Acercamientos y Prólogos a la obra de treinta y tres literatos hispanoamericanos cuyas creaciones posaron ante la mirada y el corazón de la profesora de Literatura, investigadora y escritora cochabambina, Gaby Vallejo Canedo.

Autoras y autores de España, Perú y Bolivia; narradores, ensayistas y poetas de inconmensurable valor; jóvenes que comienzan en el arte de la palabra y trilingües en castellano, lengua extranjera o misk´i rimay, todos entregados a la perspectiva humana y la sabiduría de la autora.

Ya en 1987 cuando Gaby Vallejo publicó En busca de los nuestros, Juan Quirós decía que lo que importa en un crítico es que “su verdad” sea el resultado diligente, hecho a conciencia, sobre un autor o una obra. Así vemos a Gaby, desde siempre publicando valiosos textos para sus colegas escritores.

A más de treinta y tres años de aquel evento (en coincidencia o no con  los misterios del destino), los editores se complacen en acompañar la trayectoria de esta emblemática escritora, su análisis y valoración de obras literarias reunidas con amor para conservarlas en el tiempo.

Rossemarie Caballero Vega

INVITACIÓN AL LANZAMIENTO DE APROXIMACIONES en la Filc 2021

Compartimos algunos párrafos del prólogo que escribió Homero Carvalho Oliva para este nuevo volumen:

"Aproximaciones a la obra de nuestros autores. Textos sobre otros textos, es una colección de dieciocho acercamientos y quince prólogos escritos por nuestra canónica escritora Gaby Vallejo, gran paradigma nacional de lo que debe ser un escritor comprometido con la realidad, la palabra y un mundo justo. El libro forma parte de la Colección World Women Writers que dirige la escritora Rossemarie Caballero."

.

"En el libro Aproximaciones  a la obra de nuestros autores constatamos otra faceta de Gaby, la de escritora y maestra de generaciones, que es generosa con la palabra, que, yendo más allá de las mezquindades propias de cada oficio, es capaz de reconocer el talento, la capacidad y la calidad de sus colegas. En este libro se reúnen algunos de los prólogos y comentarios que Gaby ha ido escribiendo acerca de la obra de muchos escritores nacionales y extranjeros.  En cada uno de sus textos podemos comprobar la voz de la maestra y de la gran escritora que es; Gaby identifica hitos, revela ocultas simbologías, hace evidentes significados que, quizá, los propios escritores no habíamos intuido siquiera"

Lanzamiento del libro en el marco de:

Aproximaciones a la obra de nuestros autores fue editado en Taller de Creación y Edición Literaria e impreso por Grupo Editorial Kipus.

Campañas de Promoción Internacional de nuestros Libros

Desde la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz; Madrid, Cochabamba, Connecticut, San Diego-California; Washington, La Paz, Misiones, Buenos Aires son algunas de las ciudades que nos albergan

¡¡ MES ANIVERSARIO☘🥂🌹 ATENCIÓN DESDE SANTA CRUZ DE LA SIERRA!!

Estamos entregando nuestros libros Los delirios de Oniria, romance narrativo a USD 3; Lilith en los infiernos, novela contemporánea USD 10; Un collar para Beatrice, cuentos oníricos USD 4; Los espejos de Fabia, novela, USD 6; Enigmas de la esfinge, novela, USD 6; El zumo de las piedras de Manu Espada, microrrelatos alquímicos, USD 7; Imagen y Sentido de Harold Kurt, ensayos sobre la posmodernidad, USD 8. Agradecemos su pedido🎁Todo el pack en PROMOCIÓN a USD 35.-REF: In box.

Envíos a todo el mundo. Contactos al WP 59170247401

Palabra con idea y alma en Ni Aguja ni reloj

La escritora Rosario Quiroga tiene una certeza sobre este libro de poesía

El periódico Los Tiempos de Cochabamba ha publicado este domingo 18 de julio el artículo donde las percepciones de la escritora y crítica literaria Rosario Quiroga de Urquieta hacen eco de que “para Rossemarie Caballero, la poesía es esa posibilidad de subsistencia para el grito que se libera como palabra en busca de un oído-alma”.

““Para mi hermana Celia —tenía 6 años cuando murió— y me fui con ella” con esta dedicación se abre el poemario y se deja oír la voz de los poemas. Aquí la muerte, a temprana edad, tiene el rostro de una incomprensible complejidad. La muerte que priva la posibilidad de pulsar la vida en sus contradicciones de alegría y pena. Este hecho intempestivo, humanamente inaceptable, más allá del dolor provoca rebeldía y un estado de nulidad donde el péndulo del tiempo oscila entre el vacío y la nada”, continúa.

El poemario Ni aguja Ni reloj (editorial Ruinas Circulares, 2019)fue presentado en la 45 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el stand de Tucumán, el 28 de abril del año 2019. El prólogo lo firma la poeta argentina Raquel Graciela Fernández. La presentación estuvo a cargo del escritor René Aguilera Fierro, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Tarija, Bolivia.

Palabra con idea y alma en el libro de poesía Ni aguja no reloj de Rossemarie Caballero, por Rosario Quiroga de Urquieta.
Invitación al lanzamiento del poemario en Buenos Aires, Argentina.

Acá el enlace del importante artículo

Palabra con idea y alma | Los Tiempos

Rosario Quiroga de Urquieta nació en Cochabamba. Recibió el premio América Poética en Pie con Detrás de tus pisadas (1987). Recibió el galardón Hermandad Poética Latinoamericana con el libro Para ese miedo que crece con el alba (1989). Premio de Publicaciones Latinas con Recuadro para el invierno (1990). Suramar fue incluido en la lista de "Los recomendados: Una década de Literatura Infantil y Juvenil (2000-2010)", Academia Boliviana de LIJ. Crucero de las ABC fue incluido en la lista de "Los Recomendados 2011-2012" (Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil).

El Diario Opinion de Cochabamba comparte en su página cultural la publicación hecha por la escritora Rosario Quiroga

https://www.opinion.com.bo/articulo/ramona/palabra-idea-alma/20210709234550826690.html

Quedamos agradecides por la gentiliza de la crítica literaria Rosario Quiroga de Urquieta.

Feminismo 101: Radical, Liberal o Queer?

Importante conocer las tres clases de feminismo, liberal, queer y radical.

Feminismo para principiantes

Puede que hayan notado en los últimos meses una creciente tensión dentro del feminismo entre feministas radicales, feministas liberales y quienes apoyan la teoría queer. No fue hasta hace poco, que noté que si bien esta tensión ha permeado en redes sociales tanto como en asambleas físicas, muchas aún no han tenido la oportunidad de profundizar en el porqué de este antagonismo. Una de las grandes frases conciliadoras- pero que de ciertas no tienen nada- es ‘hay muchos feminismos y todos son válidos’. Ahora, sólo por realizar un ejercicio… imagínense que pasaría si esa frase la aplicáramos a otras teorías sociales y hasta negociaramos el sujeto político de las mismas: pueden verlo factible? Creo que muchas estamos de acuerdo que ese nivel de conciliación que incluso pone en riesgo el sentido mismo de nuestra lucha política, no podría ser posible en otros espacios.

En fin, en esta entrada voy a…

Ver la entrada original 1.388 palabras más

Un Collar para Beatrice o el arte de crear expectativa

Rosario Quiroga de Urquieta, reconocida crítica literaria boliviana, escribe un certero análisis del último libro de cuentos de la escritora Rossemarie Caballero

Un Collar para Beatrice

O el arte de crear  expectativa

Leer Un Collar para Beatrice, libro de cuentos de la escritora Rossemarie Caballero, es participar  de la fiesta de la palabra donde el lenguaje  adquiere una  enorme  significación  en su capacidad metafórica. Al margen de la independencia  temática de  cada una de las narraciones, el andamiaje  lingüístico que las sostiene  logra  que todas ellas formen un todo infinitamente sensible.

La Anécdota ficcionalizada,  de realismo mágico, está entrelazada con el quehacer cotidiano en los planos temporales  del hoy, ayer y mañana que definen situaciones  reales  en abstracciones espirituales que  procuran incorporarse a realidades íntimas, personales, expresadas en un marco genial y misterioso cargado de sorpresas.

Para entrar en  el clímax  de las narraciones es necesario trasponer  la barrera de la realidad en que nos encontramos y  poder instalarnos en ese otro lado  y aprehender  otros lugares, otros tiempos; unas veces en condición protagónica y otras como expectante. El libro comprende  siete cuentos: La casa, ¿En qué momento ha pasado el tiempo?, Batería baja, El color de las lombrices, Vencer al bicho, La señorita Strike, y Un collar para Beatrice. Con el derecho  de lector, haré un recorrido por éstos, puntualizando algunos elementos que estructuran  estilo y forma de los mismos.

Su lectura nos convoca a dos estados vivenciales  que confrontan ciertas existencias: vida, muerte, realidad y fantasía, vigilia y sueño, libertad y destino,  originando una alternancia entre  una realidad sin secreto  con aquella otra que parece  misteriosa, aparente, ficticia que se la describe desde el realismo mágico: “las enfermeras corrían detrás de los sueños que Eloina ha dejado empaquetados en el basural de alguna  calle” (La señorita Strike), “Una lombriz se metió entre sus pies tierra adentro, una lombriz que destellaba colores fosforescentes” (¿ En qué momento ha pasado tanto tiempo?). Así, estamos  sumergidos en mundos impredecibles planteados  con originalidad y plenitud.

Cada uno de los cuentos   logra el hallazgo de lo  que está escondido en el interior de las cosas cotidianas mediante la creación de la mirada sensible que coincide con el énfasis que se pone en el trato de temas y valores alrededor de la vida del hombre.

 El narrador, desde el inicio   va preparando con indicios y anticipaciones el desenlace final que llega a través de una serie de giros, repentinas aceleraciones. Las descripciones concretas unas, otras  de realismo mágico  crecen en una perspectiva dinámica de espacio y tiempo. La temporalidad en la dimensión del “ahora” como, resultado del  pasado que arrastra situaciones hasta el futuro, concretan el plan para cada vida en una suerte premonitoria. Por ejemplo, en La casa  hay una especie  de preparación  para el final  trágico con el que se cierra el cuento: “…vos arriba del puente, sujetándote de la baranda, la nena, debajo sola, y su abriguito rojo”.

Los estados emocionales que crecen en perspectiva dinámica  entre el sueño y la vigilia cobran realidad  objetiva mediante las equivalencias establecidas en los detalles  de la descripción del entorno en el que ocurre la ficción. Se lee en  ¿En qué momento ha pasado tanto tiempo?: “Los párpados de la luna la observaban mientras Malena fingía dormir. Por un instante saltó de la vigilia al sueño… el tiempo no dejaba de pasar una y otra vez hasta perderse a la vuelta de la esquina de la casa de Joaquín”.

 En Batería baja: Analía, a quien “la vida  le tenía trazado un destino y había que cumplirlo” por encima del  estigma de la predestinación, lo que  provoca frustraciones  con mayor o menor fondo de fatalidad, está la ilusión aunque no se consiga realizarla debido a un hecho fortuito, pero en fin, queda el esfuerzo  como una estela de algo que no se destruyó del todo.

La lógica de los datos descritos en Vencer al bicho, conducen  a un  cierto perfil masoquista de la protagonista, “mujer  que bordeaba  las siete décadas de existencia” quien siente  cierta  complacencia en los sufrimientos  espirituales  y corporales. No hay decisión de salir de esa inercia  soñadora que finalmente  la conduce a la muerte, al feminicidio: “los elementos encontrados en la casa  y las huellas de golpes en el cuerpo desmienten la hipótesis del suicidio… sus  muñecas y rodillas mostraban marcas  de tortura  provocadas por el bicho”.

La historia de Patrick y de Moria en El color de las lombrices está ampliamente  adelantada, es predecible: “él y ella, ella  que más parecía él y él  que parecía ella, es decir cada  uno parecía estar atrapado en el cuerpo equivocado”.  A lo largo de la ficción sentimos la sensación de un prolongado  y angustioso juego de la insatisfacción que se nutre de  alusiones, sugerencias e indicios que permiten  una amplia mirada   a ese complejo mundo de la homosexualidad.  A su tiempo, Freud comprendió la doble dinámica de la vida humana. En el presente, sin duda, está la gran esperanza  para el tratamiento  de este tema con amplitud y sinceridad. 

En La Señorita Strike, leemos: “las enfermeras corrían detrás  de los sueños que Eloina  había dejado empaquetados en el basural de alguna calle”, así la anécdota se ubica en el campo ilógico de lo onírico desde donde  Eloina, con una  cómplice ficticia, la señorita Strike, desanda el camino al compás del recuerdo de vivencias  que perturban su memoria: “Nunca se rompe este espejo aunque lo he golpeado  decenas de veces, grita. Y siempre me devuelve la misma imagen”. La relación que el lector debe  establecer entre  lo real e imaginario sirve de  lazo  concreto para la  presentación de significados de mayor alcance.

El nivel connotativo es un medio necesario para poder  descubrir los simbolismos  en el todo global de la ficción. El cuento Un collar para Beatrice presenta un confuso  mundo de  una compleja  interconexión  entre la vida y la muerte donde no hay límites espacio-temporales entre estas dos dimensiones. El círculo narrativo se inicia con  la expresión: “No despertó más”. Desde su estado de muerto, Jota, a través de  un monólogo interior, comparte circunstancias y detalles  de su presente, desanda  su pasado  y observa su futuro,  “Vio cómo retiraban su cuerpo del suelo”. A medida que avanza  la anécdota, elementos y secuencias se van ajustando progresivamente para cerrar el círculo, finalizando el cuento. “Al llegar a la morgue los paramédicos colocaron a Jota en una bolsa de cadáveres”. Este personaje que permanece atrapado entre  la muerte y la vida, la sombra y la luz, el dolor, la sangre, el sueño y el amor, tiene un tratamiento literario admirable: “Durante el sueño Jota  tuvo un extraño encuentro con Beatrice que lo perseguía a lo largo de las calles y más allá de las tumbas gritándole  algo parecido al amor”.

Los cuentos del libro Un collar para Beatrice tocan  la dolorosa y desnuda  realidad  existencial que sufre el hombre  en  cualquier punto del mundo. Su estructura y contenido demuestran su alta factura literaria, entre otros valores tiene  el de crear una expectativa constante. Su lectura ofrece al lector  múltiples aristas de significación.

Aplaudo este  emprendimiento literario con el deseo de que la obra de la escritora Rossemarie Caballero despierte interés  en las generaciones presentes como en las venideras.

Rosario Quiroga de Urquieta

septiembre de 2020

La mujer de un solo hombre

SOBRE LA NOVELA DE SUSAN HARRISON, COMO PARTE DEL ESTUDIO “LAS MALDITAS” DE ROSSEMARIE CABALLERO

Este artículo se publicó en Diario Opinión. Acá el enlace:

La mujer de un solo hombre – Ramona – Opinión Bolivia (opinion.com.bo)

Hace años que guardo el inicio de un archivo en Word intitulado Las Malditas: Mujeres escritoras universales. Es un estudio de tributo a las novelistas, poetas y ensayistas más grandes del siglo veinte y lo que va del presente. En el ensayo plasmo algunas ideas respecto a la vida y obra de mis favoritas: Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Esther Vilar, Alejandra Pizarnik, Helene Cixous, Elfriede Jelinek, Carol Oaetes, Amelie Nothombo, Doris Lessing, entre otras; pero, sin tenerlo previsto, en este grupo se introduce subrepticiamente la canadiense Susan Harrison, con su novela debut The Silent Wife, traducida al español como La mujer de un solo hombre y publicada por Salamandra en noviembre de 2014. El recorrido del libro resulta interesante, pues se sabe que originalmente nació en inglés, sin muchos recursos publicitarios, pero fue cobrando prestigio a medida que sus lectores comentaban de él y les pareció sorprendente.

La página web Libros y Literatura (www.librosyliteratura.es) señala: “La mujer de un solo hombre probablemente decepcione a quienes esperan una historia policiaca de alto voltaje y de suspense irresistible, pero gustará a quienes buscan una novela diferente, con exploración psicológica de los personajes y pequeñas sorpresas que tienen gran anclaje en la realidad de nuestro mundo”.

El ejemplar que es motivo del presente comentario fue editado en Argentina en diciembre de 2014. Casi inmediatamente, por esos misterios que tiene el destino, llegó a mis manos en la librería El Ateneo de Buenos aires, de donde me lo traje junto a un interesante y variado paquete de libros, a saber: Carthage, Hacia tierras Salvajes, Lo que toda mujer debe saber acerca de los hombres, Predicciones 2015, Foucault, Artaud…

La historia se centra en la pareja formada por Jodi y Todd. Tienen 40 y pico años, son agraciados, acomodados y bien considerados en sus respectivas profesiones. Viven en un lujoso apartamento de Chicago y se diría que tienen colmadas sus aspiraciones vitales. Sin embargo, la pareja se está resquebrajando, y asistimos a ese proceso de desintegración. Como suele ser el caso muy a menudo, no sucede de la noche a la mañana, pero ninguna pareja se parece a ninguna otra, y por tanto la de Jodi y Todd sigue su camino de destrucción de forma individual e intransferible. El proceso tampoco es constante, así que veremos sus remansos, sus meandros, sus tempestades, sus bonanzas… hasta que se produce el gran naufragio. La historia de esta pareja, sin ser nada espectacular, está narrada de una manera que hace que queramos seguir leyendo, porque nos parece que estemos oyendo esta historia por primera vez, tal es la intriga que la autora consigue imprimir a su escritura, de tal forma que convierte cualquier acto trivial, cualquier conversación, cualquier cita o encuentro, en un miniepisodio lleno de misterio humano, según tratamos de leer la mente y el alma de los personajes que en él participan.

Jodi es una mujer tranquila, con autodominio, “sin ningún problema”, como ella misma se define al momento de entrar a psicoterapia: una psicoterapeuta que va a terapia como primer paso en el camino de la praxis profesional de toda buena psicóloga. Jodi asume que ella debe de interiorizarse no en ella misma, sino en la manera en cómo su maestro, un experto terapeuta de edad avanzada, realiza el trabajo. En el transcurso de los episodios, Jodi va descubriendo verdades de su primera infancia, veladas por el silencio en el que estaba inconscientemente entrenada por sus padres, quienes no se dirigían la palabra durante años, a pesar de vivir bajo el mismo techo.

Por su parte, Todd, el marido de hecho, el compañero de siempre, con quien lleva una vida “apacible y agradable”, proviene de una familia conflictiva, con un padre alcohólico y una madre victimizada por el machismo y la descalificación, se ha convertido en un empresario dedicado, a la vez de un seductor que deambula entre la malicia y el morbo del deseo sexual reprimido ante cualquier atisbo de sensualidad en las mujeres que casualmente coinciden con él, sea en el trabajo o en el bar. Cuando no encuentra una aventura para desfogar sus deseos carnales, acude a “servicios profesionales” en casas de citas.

En ese panorama de pareja aparentemente estable durante 20 años, surge el triángulo amoroso como producto de una de las correrías de Todd. Jodi, una mujer fuerte, moderna, partidaria de la unión libre, descubre de pronto que su vida es una ilusión, que ha vivido envuelta en una nube de irrealidad y fingimiento. Aun así, se esfuerza por mantenerse firme, no se deja derrumbar a pesar de que por dentro se está desmoronando. Todd, por su lado, ante la idea de fundar una familia con una mujer más joven que le dará descendencia, decide emprender el viaje hacia un otro hogar, un viaje que le cuesta la vida.

La narración de La mujer de un solo hombre (única novela de la autora, fallecida en 2013) resulta cordial, la autora desencadena la historia como susurrándonos al oído, en intimidad, nos involucra, hace sentir que somos testigos presenciales de aquello que los personajes sienten y piensan. Nos incluye, “eres lo que fuiste en tu primera infancia”, nos psicoanaliza.

Con 316 páginas, el libro tiene más de un millón de ejemplares vendidos, y esa es la etiqueta de marketing con la que se comercializa, estrategia tan efectiva como la auténtica manera de decir las cosas de Harrison. Como sucedió con el autor mexicano Juan Rulfo y su única novela Pedro Páramo, otra vez queda comprobado que no siempre el que publica más libros es el que mejor llega al lector. Un adecuado manager de marketing y la forma de contarnos la historia hacen que tanto Juan Rulfo como la canadiense Susan Harrison lleguen a donde pocos, al parnaso de la literatura universal.

A. S. A. Harrison, un nombre para no olvidar.

Rossemarie Caballero Vega

erossem_13@hotmail.com

Crítica: Un collar para Beatrice o el arte de crear expectativa, por Rosario Quiroga

Un Collar para Beatrice en la mirada de la escritora Rosario Quiroga de Urquieta.

OXÍMORON

Leer Un Collar para Beatrice, libro de cuentos de la escritora Rossemarie Caballero, es participar de la fiesta de la palabra donde el lenguaje adquiere una enorme significación en su capacidad metafórica. Al margen de la independencia temática de cada una de las narraciones, el andamiaje lingüístico que las sostiene logra que todas ellas formen un todo infinitamente sensible.

La Anécdota ficcionalizada, de realismo mágico, está entrelazada con el quehacer cotidiano en los planos temporales del hoy, ayer y mañana que definen situaciones reales en abstracciones espirituales que procuran incorporarse a realidades íntimas, personales, expresadas en un marco genial y misterioso cargado de sorpresas.

Para entrar en el clímax de las narraciones es necesario trasponer la barrera de la realidad en que nos encontramos y poder instalarnos en ese otro lado y aprehender otros lugares, otros tiempos; unas veces en condición protagónica y otras como expectante. El libro comprende…

Ver la entrada original 1.061 palabras más

Reseña: Un nuevo libro de ensayos, sobre Imagen y sentido de Harold Kurt, por Heberto Arduz Ruiz

Un artículo de Heberto Arduz Ruiz sobre Imagen y Sentido

OXÍMORON

Imagen y sentido es el título de un libro que verá la luz pública mediante presentación virtual, debido a la pesada atmósfera del virus que aflige a la humanidad y la postra de rodillas, para orar por la salud de la familia y el mal se esfume.

El autor es padre por vez primera de un hijo del alma, hecho que debiera alegrarnos, como toda buena acción, en callado silencio. Máxime en este tiempo cruel, aunque, a decir verdad, el festejo o celebración se cumple en mayor o menor medida en todos los tiempos y edades desde el primigenio papiro hasta la invención de la imprenta, que a decir del escritor paceño “cambió el modo de entender el mundo”.

En un planeta problematizado y complejo, las ansias de comunicarse no cesan ni un instante, y la tecnología en la actualidad brinda un real aporte. El libro impreso tiene su imperio…

Ver la entrada original 436 palabras más

Imagen y Sentido

Ensayos críticos sobre la posmodernidad de Harold Kurt

Imagen y sentido. Ensayos críticos sobre la posmodernidad  producido por el Grupo Editorial Kipus es el libro inaugural de la colección de volúmenes World Young Writers que promueve la obra de los escritores desde Bolivia hacia el mundo.

El libro se presenta online el sábado 19 de septiembre a h 17.30 por la página Taller de Creación y Edición Literaria y del Grupo Editorial Kipus del Facebook.

Invitación

Para Harold Kurt,

Vivimos una época en que la lectura ha sido desplazada por el entretenimiento. Eso corresponde a un estado de extraversión, contraria a la introversión, característica necesaria para la lectura, además del silencio. Hago en este ensayo un análisis acerca de cómo la imagen ha adquirido tal poder social que es casi imposible sobrevivir sin ella. Se ha creado hasta una red social cuya base es la imagen, me refiero a Instagram, y otras como YouTube, TikTok, etc. No importa el contenido, lo que importa es entretener. El mundo ha cambiado y sigue cambiando. Pero ello dependió siempre de lo que se imaginaba de él, de lo que se proyectaba. Estamos en la época de la imagen del mundo, el weltanschauung alemán. El mundo cambia porque la concepción del mundo está cambiando. Pero, si la imagen cambia el mundo, tendríamos que preguntarnos acerca del tipo de imagen que tenemos de él, lo que nos llevará a intuir el tipo de mundo que tendremos en el futuro. Se dice que vivimos en la sociedad del espectáculo. Hoy en día todo debe ser un circo. Y mejor para los gobiernos: pan y circo para el pueblo. Incluso ellos mismos ahora son parte de la comedia… o la tragedia. Cualquiera sabe que hasta las noticias son fabricadas. Como ya no se investiga, como no hay una cultura crítica, se cree en cualquier cosa que se pueda ver, y con la tecnología se puede lograr hacer pasar como real cualquier cosa que se les ocurra. Cito en mi ensayo una frase de Guy Debord: “Todo lo que una vez fue vivido directamente se ha convertido en una mera representación”. Espero, con este libro, aportar en el cultivo del hábito de la pregunta y del espíritu crítico”.

Harold Kurt
Seguir el evento en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/events/2645811275738901/

Detalle de la portada del libro Imagen y Sentido

Harold Kurt nació en La Paz, Bolivia. Ávido lector, pensador, apasionado por la literatura y la filosofía, empezó a escribir a una edad temprana. Amante de la música clásica, el cine, la pintura y la buena literatura. Como Diógenes, afirma ser ciudadano del mundo. Conferencista y ensayista, ha escrito también algunos cuentos. Imagen y sentido (2020) es su primer libro de ensayos.

El autor en su biblioteca de La Paz- Bolivia

Alejandría y Loca de Hierro de Zamudio

Una lectura del poema Loca de Hierro desde Foucault

ALEJANDRA CARRANZA

Su propuesta cruza los géneros y limitaciones de las artes, siendo ella practicante de la polipoesía, como síntesis de la vivencia del arte total. Vive en Cochabamba.

Con el pseudónimo de Alejandría, esta poeta y ensayista nacida en La Paz (1984) dirige la Editorial artesanal Mefistofelia, que desde el 2004 publica la revista Cien de Cien y diversos libros de autoría propia y de otros autores. Comunicadora social y Filósofa de profesión, se ha dedicado a la poesía como artesana del libro, esquivando el mismo concepto de autor y errando entre artes como la danza, el teatro y el performance.
El presente texto fue cedido por la autora al Proyecto EC-B y la antología Ensayistas Bolivianas. Derechos reservados.

UNA LECTURA DEL POEMA LOCA DE HIERRO DESDE FOUCAULT

Alejandra Carranza Gómez-García

La mujer es un ser anormal en una sociedad hecha por hombres y para hombres. Ella representa al caos dentro de una sociedad neta o pretenciosamente racional. La mujer es el cuerpo del deseo, el cuerpo de emociones, de sentimientos. Hay que combatirla si se quiere alguna paz, si se pretende vivir en orden, bajo la ley de la razón. Debe reprimirse en ella la expresión de sí misma, y en los otros, el deseo, la rabia que les provoca su intromisión en los ámbitos de la razón. La polis es una organización racional de las personas. Cada cual cumple una función. La exclusión puede ser un síntoma de rabia.

En el poema Loca de hierro de Adela Zamudio se encontrarán huellas de relaciones de poder en torno a la mujer, como personaje de la sociedad, moldeado y construido, que reacciona antes que resistir.«» La génesis sostiene

Zamudio crea un personaje capaz de violar la ley del hombre. Tula es una loca, que un día es internada en un hospital, pero que logra escapar, mediante la firmeza de su carácter, a través del silencio y la inmovilidad de piedra. En el poema Loca de hierro se advierte la disciplina de coser de Tula, el personaje principal del poema:

Ya fuese esta labor una mortaja,
Ya fuese una gala nupcial,
Cual máquina insensible
La vi días tras días trabajar. 

Mujer máquina de coser: el trabajo libera de pensar-sentir. La soledad es parte del trabajo o un trabajo en sí mismo. Requiere una disciplina, pues no hay cadenas que aten físicamente al cuerpo y lo destinen a la soledad. En tanto existe la libertad de “salir al encuentro”, de buscar una compañía, la soledad es una disciplina que se autoimpone. Describe una microfísica del poder.

En el capítulo “Soledad en el cosmos” del libro de Literatura comentada se encuentran algunos rastros sobre esta tecnología del poder, con referencia al poema En el campo de Adela Zamudio: “El poema, en suma, pone en evidencia el profundo conocimiento que la autora poseía de la soledad (esta soledad es la suya, la de su propia vida; no fue casual que ya de joven Adela Zamudio hubiese elegido “Soledad” como seudónimo literario)” (CASTAÑÓN: 60)

En otros versos de Loca de hierro, se encuentra otra referencia a la soledad, durante la contemplación del horizonte desde una cumbre, Tula describe:

Abajo, los rumores de la vida,
Arriba la salvaje soledad.

Tula realiza esta descripción en el momento más feliz de su vida, cuando todo era “salud y libertad”. Sin embargo, la soledad es una constante, un presagio del futuro, recuerdo del pasado, de la desolación. Más adelante en el poema, Tula comentará de su niñez:

He presentido, en lóbregos ensueños
Que agitaron mis noches sin dormir,
Mi paso por los páramos sombríos
Del porvenir… 

En su libro, Castañón hace una acotación sobre los sentimientos que se expresan en el poema En el campo: “lo que más impresiona en él (el poema): el estado de terror y de pánico del “yo”  de la poetisa ante el mundo que la rodea.” (CASTAÑÓN: 58) Si bien el autor se toma la libertad de sacar juicios de valor sobre la autora y sus sentimientos, con mayor cautela, se podría señalar que el sentimiento de soledad que se detecta en los poemas de Adela Zamudio se encuentra acompañado, o es reacción (y por ello una acción de poder, “acciones sobre acciones”) ante el mundo. Los sentimientos bajos: la envidia, desidia, perversidad, de algún modo llevan a reaccionar a Tula, el personaje del poema. De cierto modo, la soledad es una fortaleza, una acción frente a otra acción, que protege y da poder a quien la domestica.

El enfrentamiento de estas dos fuerzas: la soledad y el mundo, con toda su atrocidad y bajo la metáfora del ruido, es más claro en la siguiente cita: “Ellos (los ruidos), unidos a la soledad del “yo” y a la oscuridad del ambiente, entretejen esa realidad de terror, pánico y violencia psíquica que dicen de la angustia y sufrimiento que atenazan el alma desamparada perdida en la inmensidad de un cosmos que la hostiliza” (CASTAÑÓN: 58)

La lucha de sentimientos e impresiones tiene lugar en el “yo”, que se identifica como punto de disputa. Se individualiza al “yo” proponiendo un mundo atiborrado de “ruidos”, al mismo tiempo que la huida eterna hacia la soledad. La mujer, como cuerpo de sentimientos enfrentados, debe tomar una decisión. La soledad es el camino más tranquilo, en apariencia. Una tecnología de poder que no ejerce violencia, como el ruido.

Es así que Castañón agrega a su lectura de En el campo: “la intensidad del cosmos, lentamente, se ha introducido en el “yo” y se ha apoderado del alma de la poetisa despojándola de la poca tranquilidad que le quedaba, si es que quedaba alguna.” (CASTAÑÓN: 59) Las relaciones con el cosmos representan los ruidos de una tormenta, pero podrían simbolizar también las afecciones de una realidad inmediata, el entorno, el mundo, la sociedad.

            Si bien el mentado autor señala que: “Adela Zamudio tuvo siempre la mirada atenta a los llamados de la razón. Esto explica varios aspectos de su atrayente personalidad. Se mostró con inclinaciones claras a la duda, la incertidumbre, la explicación racional de los hechos”, esto puede discutirse desde la presente perspectiva. Pues, como mujer, Adela fue lugar de sentimientos enfrentados. La soledad es una tecnología de poder, pero que en la mujer adquiere un carácter sensible, como en el caso de la Loca de hierro. La soledad es una salida, pero no lógica, planificada ni calculada. La mujer se encuentra arrojada a la soledad, como se dijo del hombre frente a su destino. Tula relata el génesis de su locura, que no es otra cosa que su soledad:

Una borrasca de dolor sin nombre
Pasó por mí;
Murió sin verme al fin, a pocos días…
¿No te han dicho nunca? ¡enloquecí!
 
Como sigue, la descripción de la locura por Tula:
Vagar si tino, absorta en una idea,
Buscar la soledad,
Dudar de todos, desconfiar de todo
Y odiar la humanidad.

En esta autora se puede encontrar que estos dos caminos son los únicos posibles, pues la muerte no cuenta como opción. Sostiene Castañón: “Algo hay en los versos finales que da a entender cómo a pesar de la angustia y el dolor, el “yo” se opone a la llegada del triste consuelo de la muerte” (CASTAÑÓN: 60)

Una relación de poder que destaca en Loca de hierro es la que se tiende entre una “mujer fatal” y otra mujer. La belleza en la mujer es una de las fuerzas que más influye en su relación con el mundo y con otras mujeres. Respecto a ello, sostiene la poeta:

La sociedad es un jardín, y en ella
Brotan flores más bellas cada vez.
Para toda mujer vana y hermosa
Hay un fantasma horrible: — la vejez.
 
En esta relación, quien decide a la larga es el tiempo. Sin embargo, esto no le quita fuerza a la belleza. Respecto de Laura, su rival, Tula dice:
 
Su hermosura era aquella que en los hombres
Ejerce más poder;
Esa hermosura que habla a los sentidos
Y que hace enloquecer.

La belleza, puede ser, a fin de cuentas, la causa de la locura de Tula. Por su belleza, Laura se quedó con el amor de Tula: su amado, su padre y su ahijado. Sólo el tiempo vence este poder, le dobla el brazo. Tal vez en ello se pueda rastrar la soledad de la mujer, como la soledad y la locura de Tula. De cualquier forma, la belleza de la juventud es una tecnología de poder que moldea el “yo” y lo define, en “un jardín”, frente a los otros, en la sociedad. Al mismo tiempo, la belleza es ejercida por la mujer con relación a las demás personas, y define situaciones, a pesar de ser un poder efímero.

Otro aspecto que interesa del poema Loca de hierro son las tecnologías de poder que actúan en la construcción del “yo” de la loca. La locura misma, como “eclipse gradual de la razón”, es una reacción. La luna que cubre al sol. Explica Tula:

¿Sabes qué es la locura? Es el violento
Grito de horror que da
El ser a quien torturan mil dolores
Cuando no puede soportarlos ya.
 
Producto del suplicio del alma. Respuesta a estímulos violentos y repetitivos. El dolor cesa ¿o se extiende? Ya no hay reacción alguna. Es el momento más hondo de la agonía.
Es la protesta enérgica y salvaje
Que agotando las fuerzas de una vez
Nos hunde en un sopor… sopor sin calma,
Morbosa languidez.
 
Las “mil muertes” a las que Foucault se refería, con relación al suplicio. En este caso se asiste a la muerte del alma:
Mi alma está muerta y burla me parece
Sentir y amar
 
La locura es como un gran olvido, una fuerza oscura que opaca la razón y los recuerdos. En el sentido en que la locura escapa de la muerte, se puede decir que ésta es una respuesta de la voluntad frente al dolor. La loca señala:
 
En los grandes dolores, el dilema
Es: — Morir u olvidar.

Las relaciones de poder que ejerce la loca de hierro son de interés para un análisis más profundo, aunque se deba admitir antes que la locura gana, pues no se la puede analizar racionalmente. Más allá de lo que sea la locura, la mujer loca, como expresión de protesta frente a un mundo racional, es, más que cualquier mujer, punto de conflicto. El yo de la mujer loca expresa un caos con su propia lógica.

Bibliografía

  • CASTAÑÓN, Carlos Literatura comentada
  • GUZMÁN, Augusto Adela Zamudio, Biografía de una Mujer ilustre.

Editorial “Juventud”, La Paz 1986.

  • ZAMUDIO, Adela   Ensayos poéticos

Litografía y encuadernación Jacobo Pawer, Buenos Aires 1887.

  • ZAMUDIO, Adela   Poesías. Imprebol, La Paz 1993.

Octubre, 2008

Alejandra Carranza nació en La Paz. Editora, escritora y artista polifacética.

*Rossemariecaballero.com

Novelista y poeta boliviana. Docente de Literatura, Educación y Lenguas. Viajó a Madrid con una beca sobre Investigación y Literatura. Autora de artículos, ensayos y más de una docena de libros, Desde 2016 publica también en Buenos Aires donde su literatura tiene buena crítica. Gestora y directora del Proyecto EC-B que rescata la escritura de mujeres bolivianas en antologías y redes sociales.