Categoría: narrativa

PREMATURE MUSINGS ON CLOUDY AFTERNOONS

From PEN BOLIVIA MAGAZINE Number 6 year 8 (2003: 32-34)

PREMATURE MUSINGS ON CLOUDY AFTERNOONS
Cochabamba, 2003

By Rossemarie Caballero

2902
I'm close to the mountain. The high mountain that caresses the skin of the clouds. Over there in the distance, majestic (and lonely) rises the top with its head of ice and its heart, as I feel, ardent.
Libra... Libra is a sonorous word, liberate me from the fire, liberate the dreams, those of resting my head on your breast and feeling your perfume, my hand posed on your spirit.
0103
I'm arriving to the mountain. Through the glass I perceive a shadow. It could be your silhouette. I believe it is your silhouette, it´s unmistakable; your magnificent presence can´t go unnoticed. I saw you and I went mad with joy inside myself. It is a victory to wait till you look at me, transcendental and unbreakable.
That you look through the mountain at the dew that falls down at the dusty wayside constitutes now the unheard of summum of poetry.
0103
A wonderful day, majestic, glorious; the day greeted me with its blessed hand and I, like a white flag, took flight over the impossible meadow of green leaves.
0203
A warm morning. A sailing trip over the Amazon, close to the mountain? The fountain of unconmorable waters heard a promise invented by the air, invented on account of the rowing toward the river, on account of an earthen pot that went to the well so often... that... it broke.
0203
In the evening his eyes rested for a vanishing moment on my shadow and I trembled. Like a fragile autumn leaf, the breeze of his looks disturbed me. I felt a deep and fathomless hole under my feet, the earth fell over me and covered the light of my soul to the point of confusing my steps. I fled... Under the wide blue sky of that afternoon I fled to take refuge under the sheltering cloak of a home.

0303

It rains, millions of illusions are rainingaround me. The White flowers are falling, transparent flowers like cristal-clear mother-of-pearl droplets on my rose skin. The ether is caressing silk and your springtime mouth waits on the top, on a bed of soft and warm clouds, there I will be and drink your sap with the thirst that is felt by the hot  desert sand and I will admire your utterly beautiful body and will touch the divine hem of your spirit. How beautiful you are, a beauty as explained in encyclopedia gives, that is you!

This will be four long days with their nights… waiting for the sacred instant.

0803
The color I chose to share my ardent desire is light blue. Celestial as the resplendent sky, like the clear splendor of my emotions at daybreak; light blue, dark blue, like the waters of the limitless ocean.
It rains. It pours torrentially. As soon as his mouth showed a pale smile, I wanted to die, but I restrained myself when remembering his cordial greeting in the morning, he stretched out his strong hand, and something indescribable pressed on my stomach. I was overhelmed by the desire to die, to commit suicide, because of the incredible confusion of its meaning …  but I withheld myself.
Maybe I´ll have to get accustomed to repress my thirst, at least until Friday. Maybe then I will manage to respond to the enigma of the Sphinx and thousands of questions will find their answers, at eight thirty or nine o´clock Sharp. Maybe there and at then, at this inexorable but belated hour... two more days… next to the sand clock.
0903
Today is Thursday. This Thursday mentioned by Vallejo... I will die in Paris under the rain... Maybe a Thursday like today, in autumn...
A black shirt covers your figure and, paradoxically, instead of announcing grief it announces me joy. The joy of looking at you, of contemplating your smile and sprinkling luminosity in your eyes; in your teeth, white like the sublime ear of corn summer produces. The fruit of your mouth, the grain that reflects the light of your soul brought me back a puff of green colors that started to vanish in the perpetuity of silence.
1003
Are you tired? Sleep, angel´s heart, you are in your white cloud. Do my eyes make you sleepy, or maybe my skin? Sleep, for tomorrow when you wake up, you will remember the rain that moistened your thirst and I won´t be there, cause today can be lived only once, and tomorrow will not be for me.
Do you really believe that living this moment is the most beautiful there is? Sleep and dream and in your dream take me with you. Fill me with flowers and adore my body, cause my soul is drying out and doesn´t have any more of the water I had yesterday, and if you do not drink today that what´s still there you will never again feel what can only be experienced in dreams.

1103

A woman waits at the edge of the cliff. She thinks of Storni and remembers the nurse’s lamp. A woman waits… at the cliff. The waves of the fierce sea cry for a boat that does not arrive. A sad Little flag shows on the horizon. A man waits. The boat has left, setting sail for silence, in the infinity another man waits for its return.

Two white men wait each for a woman who does not arrive. The ocean looks empty, feels empty, the sails draw unknown memories, oblivion, to the wind. Penelope cries, autumn has died on the beach.

The end

PREMATURE MUSINGS ON CLOUDY AFTERNOONS by Rossemarie Caballero

Rossemarie Caballero was born in Cochabamba, Bolivia in 1961. She a novelist and poet. Nowadays she´s editing two book collections: World Young Writers and World Women Writers from Bolivia to the Overseas.

bestseller: Lilith en los infiernos

#Bestseller Agotado

Los últimos ejemplares de ‘Lilith en los infiernos’, de Rossemarie Caballero, se agotaron en la #FILC.

Gracias a la autora por confiar su obra a Lectoescritorus y gracias a nuestros lectores!

#librosRosse Marie Caballero
Universo Lilith en los infiernos

Lilith en los infiernos se lanzó al mercado de Bolivia en agosto 4 de 2021 en el marco de la XXII Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Paseó sus ejemplares por La Paz (Bolivia), Buenos Aires (Argentina) y Cochabamba (Bolivia), donde en la XV Feria Internacional del Libro, versión 2022, agotó edición.

Agradecemos la deferencia y a los lectores que solicitaron su ejemplar, decirles que tendremos la reedición a la brevedad! Enhorabuena! Pedidos a- Bolivia al wp 0059170247401

 Lectoescritorus hizo un trabajo impecable! Orgullo en edición e impresión. Felicidades! #bestselleragotado

Habíamos empezado en septiembre 8 de 2022

La valija y Voces fugitivas

Percepciones personales

Deseo comentarles estos dos libros que con cariño me llegaron -entre muchos otros- en diferentes meses de este año. Los autores son mis amigos y colegas escritores Amalia Decker y Heberto Arduz Ruiz respectivamente; ambos ciudadanos de La Paz, ciudad maravilla. Sobre » La valija» y «Voces fugitivas» esbozaré una percepción personal; no es una crítica elaborada, pero sí palabras de agradecimiento a la fortuna de tenerlos en mi hogar de Santa Cruz de la Sierra.

La valija, Editorial Kipus, 2022

La valija (2022) me parece un libro muy jugado. Contiene historias voraces como Amor prohibido. Un cuento corto, intenso y bien logrado. Con situaciones apabullantes que me dejaron bastante sorprendida. Otro de estilo erótico es La mecedora de la abuela… Y cuentos sobre el misterio que siempre representó en mi imaginario ese fenómeno de la guerrilla del Che en los años 60 y la resonancia a posteriori, cuando Amalia era apenas «una cría», como Años locos, Pesadillas, Mi amiga la jinetera. El libro lo recibí el día de su presentación en la FILSC de la propia Amalia, muy querida ella y prestigiosa novelista. Comentarles también que no me fue fácil conseguir su novela Carmela, y cuando la tuve, la llevé a Bs As para leerla mejor. Adivinen qué! Se quedó allá y me volví a Bolivia sin ella, acrecentando de ese modo anecdótico mis ansias por terminar de leerla y meterme más a fondo en ese misterio de lo que fue aquella lucha armada en ‘defensa de los ideales’ de otros, que en palabras retrospectivas de la narradora de La valija, fue un lapsus al mandarse «cagadas». Después de experimentar los atisbos del socialismo en Bolivia y países vecinos durante estas últimas décadas, le concedo razón. Lo fue! En mi opinión, «Patria o Muerte» refleja el grito de alienación más feroz de los antipatrias hacia la falacia y la corrupción moral y política. En tiempos en que Amalia Decker fue diputada yo leía sus columnas periodísticas y una de ellas inolvidable, «Pendejaditas diputadiles» me mostró lo capaz y transgresora que era ella como mujer cochabambina de agallas. Hoy con su «primer hijo varón», así llama la autora a su libro de cuentos La valija, la redescubro mujer valiente, empoderada, y la veo en cada página despojarse del peso que tienen las promesas erráticas del pasado.

Voces fugitivas, Ediciones Sagacom, 2022

Respecto de Heberto Arduz Ruiz, escritor tarijeño, sucrense y paceño al mismo tiempo, sino consulten su biografía y lo comprenderán. Diré que encontré en Voces fugitivas (2022) un solaz de lectura y solar de luz.

Me encantó la ‘pacificidad’ (si se puede llamar así) que provoca leer este libro donde habita la calma y el esplendor de la cultura, filosofía y literatura occidental que en el siglo XX se consumía con afán. Música de Claribel, con Tamayo protagonista! Autores como Borges, pintores como Van Gogh y Picasso, textos sobre escritores bolivianos citados y desarrollados breve y sustancialmente por Heberto, me invitaron a seguir hasta el final, no sin antes saltar a su poemario Trivialidades de tiempo perdido (segunda edición, 2022) de muy buena factura. Tanta lectura almacenada en el corazón del autor que nos ocupa brota como agua de su fuente a través de las páginas de estos libros, que recibí autografiados desde el cariño a distancia del autor en un cuidado sobre manila, envío exclusivo para la suscrita. Un verdadero honor y una invitación a conocer más de buena literatura de nuestros estudiosos, tranquilos, dedicados y profundos en su trato con las artes literarias. Y así queda explícita la vena artística que corre por la familia Arduz Ruiz, como en Fernando (QEPD) músico muy admirado y talentoso, y Marcelo, poeta exquisito, a quien leí desde joven y conocí en un Congreso en Tarija, y por supuesto de cuya tonalidad poética quedé prendada.

A Heberto lo conozco a través de sus letras y del tiempo precioso que me regaló al reseñar primorosamente uno de mis libros, mi Un collar para Beatrice (2020) reseña publicada por el autor – también corresponsal de la revista Letras del Parnaso de España- en el diario El País de Tarija e incluido en Voces fugitivas, nacido en otoño bajo el cielo de París. Imagino a Beatrice y su collar paseando las bibliotecas francesas de la mano de su mentor. ¡Grata y perenne imagen!

Agradecimiento total, queridos amigos Amalia Decker Marquez y Heberto Arduz Ruiz. No sé si se conozcan personalmente, pero ahora saben que cada uno es para mí un tesoro.

Atentamente,

Rossemarie Caballero

Tengo tu cuento

Publicado en Argentina (Juego de Trenzas, 2018) y Bolivia (Escritoras Cochabambinas, 2018). Aquí la versión en español traducida al italiano





Un relato cautivador y vigoroso. Su técnica narrativa me arrastró renglón 
tras renglón, como tomado de las narices, sin darme opciones a ningún
 tipo de distracción, hasta el final. 
/ Herman Ayala Saavedra

TENGO TU CUENTO

POR: ROSSEMARIE CABALLERO

Y te piden que escribas un cuento, no sabes qué escribir, tampoco logras empezar porque siempre que quieres armarlo, entre chirridos de puertas aparece el hámster ese como un torbellino azul. La maestra dice que en general hay que suprimir todo aquello que esté de más a la economía y la eficacia, se cree el dogma de que hay que recortar –recortar- recortar… y pasa la tijera por tu cola, sí, por tu cola para que te duela. El hámster da un chillido que estremece al vecino, pero la maestra insiste en que el cuento hay que cortarlo, y procede a afilar las tijeras, así, mira, así no dolerá mucho, dice mucho con intención porque de doler te va a doler; y saca el filo; obvio, piensas en Helene y sus tijeras y le dices amenazante que salga de la habitación pero ella sigue detrás, no hace caso. “Esta vez no te me escapas ni el hámster de mierda”, le repites; pero no es escapar lo que Helene pretende ni hacer esfuerzo, sino seguir importunando y dale, te dice que estás enfermo, que sufres de violencia pero tú justificas con que te está evadiendo y la persigues, ella jadea como un pequeño monstruo que, ainda, sigue con su hilera de verborrea afilada.

El chirrido se hace portazo cuando te dice que de niña le abrieron la nariz y otras cosas que no se acuerda con claridad, aunque vos sabes que sí, se acuerda, porque te lo contó antes; que hay por ahí abusadores y vos no le crees, la persigues, quieres atraparla, la golpeas. Tiene las tijeras y las atenaza contra tus manos que empiezan a sangrar. Y que las catálisis no estén demás, entonces no pueden quedar como cabo suelto e intentas cerrar la historia, pero no encuentras una función. Una función sería estrangularla como Ilia Ehremburg a su mujer y crees que lo que natura no da Salamanca no presta, por eso no llegas a armar un buen cuento. Ella lo hace, la maestra consigue el molde perfecto, final imprevisto. Vos apenas encuentras una información y la escribes de manera lineal, se la envías. A vuelta de correo recibes una nota “Para eso, (mejor) te pones a leer el diario”. Compras el diario, buscas: Helene en el corredor de una casa. Lo reportan en la crónica, presumen asfixia mecánica, ciruelas moradas en sus ojos, un hámster asustado, tijeras y demás, chorritos de tu sangre en su ropa.

Rossemarie Caballero

De la antología Escritoras Cochabambinas (2018)

Primera edición, Buenos Aires, 2018

Mio professore d’ italiano ha tenido la gentileza de traducir mi «Tengo tu cuento» a esa lengua bella. Qué sonido grato es pronunciarlo con esas chh — kh … Grazie mille !!

HO LA TUA STORIA

PER: ROSSEMARIE CABALLERO

E ti chiedono di scrivere una storia, non sai cosa scrivere, non puoi nemmeno iniziare perché ogni volta che vuoi metterla insieme, tra porte cigolanti quel criceto appare come un turbine azzurro. La maestra dice che in genere bisogna eliminare tutto ciò che è superfluo all’economia e all’efficienza, si crede nel dogma che si debba tagliare -tagliare- tagliare… e lei passa le forbici attraverso la coda, sì, attraverso la coda per ti fa male Il criceto strilla che scuote il vicino, ma la maestra insiste che la storia deve essere tagliata, e lei procede ad affilare le forbici, così, guarda, così non farà molto male, dice molto con intenzione perché se fa male ti farà male; e disegna il bordo; ovviamente, pensi a Helene e alle sue forbici e le dici minaccioso di lasciare la stanza ma lei ti segue, non presta attenzione. “Questa volta non mi scappa nemmeno il criceto di merda”, ripeti; ma quello che Helene non sta cercando di fare è scappare, né sta cercando di fare uno sforzo, ma per continuare a infastidirla, ti dice che sei malata, che stai subendo violenza, ma giustifichi che sta evitando tu e tu la insegui, sussulta come un piccolo mostro che, ancora, continua con il suo filare di acuta verbosità.

Lo squittio diventa uno sbattere di porta quando ti dice che da piccola le hanno aperto il naso e altre cose che non ricorda chiaramente, anche se sai che lo fa, ricorda, perché te l’ha detto prima; che ci sono molestatori là fuori e tu non le credi, la insegui, vuoi prenderla, la picchi. Ha le forbici e le stringe alle tue mani che iniziano a sanguinare. E che la catalisi non sia troppa, poi non si possono lasciare in sospeso e si cerca di chiudere la storia, ma non si trova una funzione. Una funzione sarebbe quella di strangolarla come Ilia Ehremburg sua moglie e pensi che quello che la natura non dà a Salamanca non lo presti, ecco perché non riesci a mettere insieme una bella storia. Lo fa, l’insegnante prende lo stampo perfetto, un finale imprevisto. Non appena trovi informazioni e le scrivi in ​​modo lineare, le invii a loro. Per posta di ritorno ricevi una nota «Per questo, (meglio) inizi a leggere il giornale». Compri il giornale, cerchi: Helene nel corridoio di una casa. Lo riportano nella cronaca, presumono soffocamento meccanico, prugne viola negli occhi, un criceto spaventato, forbici e altro, rivoli del tuo sangue sui vestiti.

Rossemarie Caballero

Da la antología Escritoras Cochabambinas (2018)

Un relato cautivador de técnica narrativa cuidada y final imprevisto.

Lilith en los infiernos, irreverente y provocativa llega a Buenos Aires

La novela se presenta en El teatro de los Sueños, Justo Lynch, de Wilde y en la Feria del Libro de Tolosa, ciudad La Plata, Argentina

PREÁMBULO

CON HILOS DE MERCURIO alcanzabas el centro de su cerebro, bordado, cosido al otro mundo; como algún profeta antiguo en el vientre de una ballena, las estrellas caían de golpe, hechas trizas sobre el mosaico de la cocina. Ella tomaba tranquila su té, vos en la grieta debajo de indomables ríos, en algo negro que avanzaba. A ella le brotaba un silbido cuando abría la boca para beber el té. En sus fauces germinaba el eco de los durmientes. El óleo de un candelabro goteaba desde el techo de los sueños. La oscuridad dibujaba una cripta, ausencia de luz, desde donde se vislumbraban dientes.

Primera edición, 2021. La Paz- Bolivia.

Catalogada como irreverente y provocativa por la escritora Cristina Botelho, radicada en Indiana, USA., la última novela Lilith en Los Infiernos de la escritora Rossemarie Caballero llega a tierra argentina y se presenta en Wilde, Avellaneda. El Teatro Justo Lynch será escenario del lanzamiento de este importante libro que relata, además de la ficción sobre el mito de Lilith, una parte de la historia compartida entre Bolivia y Argentina. El evento se realiza el día domingo 28 de noviembre a h 17.00 dentro del Encuentro Buena Hierba, coordinado por la poeta Raquel Graciela Fernández.

Asimismo, «Lilith en los infiernos» llega a la Feria del Libro en homenaje al 150 Aniversario de Tolosa, en ciudad La Plata, el día viernes 3 de diciembre de 2021.

La autora nacida en Bolivia participará asimismo de las lecturas de narrativa en las jornadas previstas para el día sábado 4 de diciembre desde horas de la mañana hasta el anochecer.

Lilith en los infiernos es una novela que invita a una lectura controversial, la trama hurga en la historia común de los pueblos sumidos en épocas de dictadura, persecución y desapariciones, y da pie al testimonio de personajes que viven sucesos, a ratos angustiosos y a ratos tan cotidianos como ir por un café, o enlazados con la doble moral de la sociedad que esconde la violencia, el machismo y la búsqueda de placeres clandestinos.  

 Rossemarie Caballero recurre a Lilith, considerada la primera mujer, antes que Eva, según la mitología, y se muestra a momentos poética o con palabras crudas, cuando desnuda el alma femenina y halla/exhibe los claros y oscuros que implican su esencia a partir de la Creación. Por ello, no debe esperarse en esta novela el llano relato sobre quien es considerada un espíritu oscuro y peligroso de la sexualidad, sino la metáfora, que puede llegar a encarnar en los demonios que crea la persona para sí misma o que le imponen.                                                                                                                                                       

                                                                                                           Ernesto LCF

En Wilde, Avellaneda.
En Tolosa, ciudad La Plata.
Rossemarie Caballero, novelista y poeta.

Steppen Wolf

A short story inspired on Herman Hesse´s titltle but written in 1999 in Spain

Steppen Wolf

The dense drizzle falls on the leaden streets of Madrid.

A man, like almost all men here, walks alone, wrapped in a gray scarf. He never looks up and frequently stumbles into the shadows of other people.

When he arrives in the Moncloa neighborhood, someone greets him and he does not respond. His world is different. The walls begin to enclose his reduced sphere and the doors become thinner.

One blue night, on Calle de la Princesa, he discovers freedom.

He stops on the bridge and contemplates the majesty of the stars in the sky, looks below and is disturbed by the rivers of fleeting lights of fast cars.

On his way home, the same voice greets him again, but he still does not respond. Before entering the building where he rents a room, he goes to the tobacconist’s and buys postage stamps and some cigarettes, puts the letter in the mailbox on the corner and disappears.

Days go by and, finally, the building’s post office delivers an envelope marked «Unknown». He places it on the table, next to the mountain of letters returned from his longed-for Romania. He lights a cigarette and drinks anxiously.

The wait is over, he sentences, and heads down the street to Gran Via. On the way he stumbles again with the same shadows of the people he knows. He looks for someone to greet, but no one stops. When he reaches the Calle de la Princesa he has the sudden idea of observing the sky and heads for the bridge. It is very late and the winter cold mocks his sober attire.

He feels tiny in the middle of the universe. The lights of the cars obscure his ideas and he goes to meet the stars under the wide ‘bridge of the suicides’.

The wind spreads his tobacco smell and his scarf is almost hanging on the railing. The wind spreads his tobacco smell and his scarf is almost hanging on the railing.

The following week, the Madrid City Council decided to place solid glass screens in front of the bars of the bridge; however, at night, many wolves, steppen or not, are still seen prowling the area.

A story from the book Obsesiones, by Rossemarie Caballero. Spanish edition Tahiel ediciones, Buenos Aires, 2016

El lobo estepario

Cae la tupida llovizna sobre las calles plomizas de Madrid.

Un hombre, como casi todos los hombres aquí, camina solitario, envuelto en una bufanda gris. Nunca levanta la vista y frecuentemente tropieza con las sombras de otras gentes.

Al llegar al barrio de la Moncloa, alguien le saluda y él no responde. Su mundo es otro. Las paredes comienzan a cercar su reducido ámbito y las puertas adelgazan.

Una noche azul, por la Calle de la Princesa, descubre la libertad.

Se detiene sobre el puente y contempla la majestuosidad de las estrellas en el cielo, mira debajo y se turba ante los ríos de luces fugaces de los veloces automóviles.

De regreso a casa, de nuevo le saluda la misma voz, pero él sigue sin responder. Antes de ingresar en el edificio donde alquila una habitación, se acerca al estanco y compra timbres de correo y algunos cigarrillos, deposita la carta en el buzón de la esquina y desaparece.

Transcurren los días y, por fin, el estafeta del edificio le entrega un sobre con el rótulo “Desconocido”. Lo deposita sobre la mesa, junto a la montaña de cartas devueltas de su Rumania añorada. Enciende un cigarrillo y bebe con ansiedad.

La espera terminó, sentencia, y se dirige calle abajo, hasta la Gran Vía. En el camino tropieza nuevamente con las mismas sombras de las gentes que conoce. Busca a quien saludar, pero nadie se detiene. Al llegar a la Calle de la Princesa le viene la súbita idea de observar el cielo y se dirige hasta el puente. Es muy tarde y el frío invernal se burla de su sobria vestimenta.

Se presiente ínfimo en medio del universo. Las luces de los coches le oscurecen las ideas y va a encontrarse con las estrellas bajo el ancho ‘puente de los suicidas’.

El viento esparce su olor a tabaco y su bufanda queda casi colgando de la baranda.

A la semana siguiente, el Ayuntamiento de Madrid decide colocar pantallas de vidrio macizo delante de las barras del puente; sin embargo, por las noches se suele ver todavía muchos lobos, esteparios o no, merodeando solitariamente el área.

Rossemarie Caballero

Madrid, 1999

A short story inspired on Herman Hesse´s titltle but written in 1999 in Spain
Bing images

Puerta de entrada a Los delirios de Oniria

Los delirios de Oniria de la colección World Women Writers, un romance narrativo experimental para el lector recatado, si es que existe o existió alguna vez

Portada y contraportada del libro, Los delirios de Oniria, Bolivia, julio de 2021

PUERTA DE ENTRADA        

                                                A

LOS DELIRIOS DE ONIRIA

Por Rosario Quiroga de Urquieta

“Alegre y brillante  corría Oniria por las praderas de sus sueños en caballo blanco; montada  sobre sus ansiedades, soñaba… vestida con su traje  rojo naranja  y sandalias en tonos de oro…se elevaba cual emperatriz del sol hasta tocar la luz... sagrado sea el caballo que te lleva montado mi adorado y bello Justin… quisiera despertar a tu lado…”

Aquí, por un lado, no solo  son los delirios de la protagonista que los manifiesta  como un  justo derecho  a las exigencias de su cuerpo, que los concreta  en la satisfacción sin culpa  ni remordimiento alguno. Por otro lado en la misma dimensión, que hoy podemos llamar  derecho a la preferencia sexual, está la homosexualidad  -que va  más allá de la culpa y del pecado- en  el relato sutilmente sugerido,  sin embargo condenado a lo oscuro donde se esconde  de lo prohibido y de  la censura.

El espacio temporal  cobra realidad mediante la equivalencia entre los detalles minuciosos  del entorno  y  las emociones  de los protagonistas, creando una  especie  de puerta de  entrada para el desarrollo de la fábula en  “Los delirios de Oniria”… : “y se deslizaron por las callejuelas del pueblo hasta la placita solitaria en cuyo centro se encontraba el banco preferido de sus sueños”.

Las descripciones, con términos  que denotan y connotan sugerentes significantes “… al alba delicados reflejos de sol colándose entre las cortinas los despertaban…”, no solo motivan la expectativa  en el lector sino  que lo ubican en espacio y tiempo de la narración: Haciendas, hacendados,  patrones, empleados, en  condición de casi esclavos, matrimonios concertados para la preservación del  linaje o conveniencia económica, contextualizan época y tiempo.

Ambientada la trama, se respira un aire de nostalgia de fines del romanticismo con sus apasionadas y contradictorias historias  de amor;  las que  se debatían entre los sueños de euforia sensual con las urgencias  de apego a los deleites del cuerpo, de la carne  y, la hipocresía  del entorno humano, hombres y mujeres, que pretendían aparentar poses  de  pureza e inexperiencia  en las lides  amatorias. Así el triángulo amoroso  en “Los delirios de Oniria” está atrapado en este juego  de apariencias.

Una vez más, la escritora Rossemarie Caballero, de admirable  pulso  de narradora contemporánea, demuestra su arte  en este   relato a través de un  lenguaje altamente literario. Leer  este  cuento de tratamiento delicado y al mismo tiempo de fuerza  temática  es una invitación a recorrer la  mentalidad de siglo XIX con  la inevitable óptica  del  siglo XXI.

Rosario Quiroga de Urquieta

Diseño de portada basado en la pintura Oniria, de Rijad Jaldín

Los delirios de Oniria se presentó el 5 de agosto de 2021 en el Salón Sanabria Fernández de la 22 Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)con gran éxito habiéndose vendido cerca de 200 ejemplares en pocos días.

https://fb.watch/7ZHijBjy9G/

Asimismo, el libro se presentó de manera virtual en la 12 Feria Internacional del Libro de Tarija, el día viernes 10 de septiembre de 2021 mediante zoom organizado por el gestor y escritor Rene Aguilera Fierro de la Unión de Poetas y Artistas de Tarija y dirigido por la escritora Maria Isabel Francia García del Perú.

La Colección World Women Writers difunde la literatura escrita por mujeres desde Bolivia hacia las naciones del mundo, habiendo nuestro libro viajado hacia los Estados Unidos de NA y España además de las ciudades al interior de Bolivia.

Enigmas de la esfinge, a diez años de su publicación

«una pequeña joya literaria. Monstruo, Mariposa, hija de reyes. Originaria de Grecia, Roma o Egipto, la esfinge que Rosse marie Caballero nos presenta en estas páginas parece atestiguar lo que ya Irigaray, Cixous o Kristeva sostenían con relación a la necesidad de un lenguaje femenino propio, una constatación de que al explorarse a sí misma, la mujer está creando una identidad independiente: una subjetividad otra».