Categoría: novela

Lilith en los infiernos (2da. ed.)

Nuestra novela best seller llega en diciembre en segunda edición mejorada El poeta y escritor argentino Claudio Simiz comenta sobre esta versión: En principio, me parece un gran desafío el que asumió Rossemarie Caballero al escribir la novela Lilith en los infiernos: se cruzan muchas … Continúa leyendo Lilith en los infiernos (2da. ed.)

Lilith, agotada la primera edición

Agotada la primera edición de la novela Lilith en los infiernos La editorial Lectoescritorus celebra que la primera edición de la novela Lilith en los infiernos (2021) de la escritora boliviana Rossemarie Caballero Vega se haya agotada a escasos meses de su lanzamiento, convirtiéndose en … Continúa leyendo Lilith, agotada la primera edición

Artículo de Averanga sobre Los espejos de Fabia

No hace falta decir que dentro de la narrativa actual, pocas escritoras han podido contar una historia tan llena de silencios que están a propósito así dispuestos para que el lector/a los llene con sus propios juicios, como lo ha hecho R. M. Caballero en esta oportunidad, y no es porque a ella le falte poco o mucho para alcanzar la perfección literaria, pues la ha desbordado sin pretensiones, con una precisión envidiable y con un manejo del lenguaje tan seguro y ajeno al barroquismo tradicional, que ella misma (aunque me quiera matar por esta barahúnda de halagos, pues yo no halago a personas que no lo valen, así que se estará conformando con aceptar mi visión) se está consolidando como una de las voces más audaces de la narrativa boliviana.

Lilith en Los Infiernos

Y no podría ser de otra manera, Lilith, citada ya en la Epopeya de Gilgamesh, según la mitología es la madre de los demonios, un espíritu oscuro y peligroso de la sexualidad que no solo reina en los cuerpos y corazones de muchas mujeres, sino también de los hombres.

Transgresión y reflejo en la novela Los espejos de Fabia

Y es que Los espejos de Fabia no es solo una novela, es un producto que tiene a la mala leche agarrada por los cabellos y colgada a la altura del lector/a, suficientemente dispuesta a ser analizada como si fuera un cuerpo que descansa sobre una mesa de quirófano, y es acá donde el lector/a llega a comprender ese mundo invisible que separa los géneros, que tan unidos podrían estar bien, pero que con el tiempo se han separado o han sido separados por las nimiedades del mismo vacío.