Etiqueta: literatura latinoamericana

Lilith, agotada la primera edición

Agotada la primera edición de la novela Lilith en los infiernos

La editorial Lectoescritorus celebra que la primera edición de la novela Lilith en los infiernos (2021) de la escritora boliviana Rossemarie Caballero Vega se haya agotada a escasos meses de su lanzamiento, convirtiéndose en uno más de los bestseller de la autora con más de 20 años de carrera literaria y varios libros publicados en narrativa y poesía.

La novela Lilith en los infiernos se agotó en la XV Feria Internacional del Libro de Cochabamba en septiembre de 2022, siendo la segunda Feria a la que la autora asiste desde el lanzamiento del libro en 2021 en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz. Así lo muestra Lectoescritorus en su muro del Facebook

La novela Lilith en los infiernos parte del mito de Lilith, la primera mujer del universo y cuenta con el prólogo de Harold Kurt. Lilith es la entidad a la que los movimientos feministas buscan reivindicar por representar la rebeldía en la búsqueda de libertad y equidad negadas a las mujeres por siglos.

Durante la Feria del Libro de Santa Cruz en agosto del año 2021, ya la novela había sido recomendada según se lee en el siguiente enlace:

LOS RECOMENDADOS

No obstante, los “come libros”, escritores contra lectores y viceversa, recomiendan lecturas que les provocó más sensaciones que otras y las novedades atrapa el interés.

El escritor Homero Carvalho comenta en sus redes sociales su cosecha en esta feria, que nunca acaba. “Les presento el libro La caja púrpura, de Olga Vallejos, una obra de autoayuda útil para superar el duelo; luego LA NOVELA LILITH, de Rossemarie Caballero y, desde La Paz nos llegó la nueva edición de Cuento Feroz, de Gonzalo Llanos, relata. https://www.buenvivirdigital.com/…/feria-del-libro-un…

A continuación compartimos el comentario reciente de un lector asiduo de la obra de Rosse Marie Caballero:

LILITH:
"Es fenomenal esta novela. Es un entrelazado de ideas tan exacto al argumento, que le da entusiasmo a la lectura hasta causar escalofríos y piel de gallina, al entenderla, a leerla y pronunciar las palabras que con tanta habilidad han sido escritas. Sigo temblando. Me ha traspasado la piel, me ha traspasado el alma. ¿Qué más puedo decirte? Tienes que superarla, como dijo Chaly Rimassa o Luis Andrade: Hay que superarla, aunque siempre pensabas que no lo podrías lograr con cada una de tus dos anteriores novelas, ¡y lo conseguiste!
Lilith en los infiernos no solo transgrede, sino que permite al ser humano reflexionar sobre su comportamiento en la sociedad en la que vive, en la que se desenvuelve en relación con los demás, a través de acciones liberadas o deliberadas. Permite elucubrar sobre el bien y el mal, entre las creencias personales y las experiencias reales, sin entrar en ninguna posición sacrílega de fanatismo".
                                     GuSua
SC., 30 de septiembre de 2022
Rossemarie Caballero Vega, la autora de Lilith en los infiernos (2021) nació en Cochabamba, Bolivia n 1961. Su obra se caracteriza por ser transgresora y rupturista de cánones establecidos. Lilith en los infiernos es su tercera novela, siendo El vuelo de la esfinge (2009) y Los espejos de Fabia (2014), sus primera y segunda novelas respectivamente. Y ya prepara una siguiente obra dentro de la misma tendencia, a decir de la numeraria de la Academia de la lengua, Gaby Vallejo: «volcando lo establecido para sacar de ahí su libertad y su poesía».

Tendencia

Año 2021, mes de agosto, cuando Rossemarie se sumaba a Lectoescritorus con su novela Lilith en los infiernos.

Artículo de Averanga sobre Los espejos de Fabia

Me trae buenos recuerdos este artículo de Averanga, lo reencontré de casualidad hoy en la internet. Nunca es tarde para agradecer por lo bueno y por lo malo, que siempre resulta para bien: gracias Diario Opinión de Cochabamba! Lo que se firma con el puño no se borra con el codo.

TRANSGRESIÓN Y REFLEJO

Por Daniel Averanga Montiel

La novela Los espejos de Fabia (Editorial Kipus), de la escritora Rosse Marie Caballero, se presenta hoy domingo 9 de noviembre, a las 18.30 horas, en la Feria Internacional del Libro de Cochabamba (coliseo de la UMSS, Av. Guillermo Urquidi entre Ricardo Terrazas y Belzu). Publicamos una reseña del libro.

Transgresión. Esta (y no otra palabra) podría definir por completo la novela (y la obra en general) de R. M. Caballero. Y no me refiero al tipo de transgresión que destruye los límites entre paradigmas conocidos; no, absolutamente no. Me refiero a la transgresión que construye con el lenguaje del dolor el paradigma oculto que muchas veces el ser humano teme recorrer: ese mundo invisible que separa al hombre de la mujer y a la mujer del mundo impuesto por el hombre.

Verdades inéditas, aceptadas pero no analizadas, porque se ha enseñado (desde todo punto de vista) a no cuestionarlas como tales, ni tampoco a destruirlas… pero nadie hace nada por partir de esas verdades para crear nuevas opciones, perspectivas o caminos que puedan alejar a quien sea del vacío. Y es aquí donde Rosse Marie Caballero ingresa, y con una estrategia de ajedrez óptima, extingue las visiones de cualquier lector acostumbrado a los pilares tradicionales de la novela contemporánea.

Y es que Los espejos de Fabia no es solo una novela, es un producto que tiene a la mala leche agarrada por los cabellos y colgada a la altura del lector/a, suficientemente dispuesta a ser analizada como si fuera un cuerpo que descansa sobre una mesa de quirófano, y es acá donde el lector/a llega a comprender ese mundo invisible que separa los géneros, que tan unidos podrían estar bien, pero que con el tiempo se han separado o han sido separados por las nimiedades del mismo vacío.

¿El amar es cuestión de propiedad o de posesión?, ¿el odiar es el resultado del amor muy alimentado o de la ausencia del amor?, ¿la tristeza nace de la distancia o la terrible proximidad?, ¿qué piensa la mujer y por qué, a veces, esas verdades inéditas están a flor de piel de sus enigmáticos pensamientos, sin llegar a concretizarse?

La violencia simbólica de las relaciones entre hombre y mujer; las imposiciones, la libertad, la vida misma, y claro, la muerte, son los temas principales de Los espejos de Fabia; oculto todo desde una serie de capítulos que, como piezas de rompecabezas por un lado, y movimientos de ajedrez por otro, regocijan y cuestionan al lector esos y pensamientos y sentimientos encontrados, ajenos a la misma cotidianidad, y sin embargo, tan propios de esta.

No hace falta decir que dentro de la narrativa actual, pocas escritoras han podido contar una historia tan llena de silencios que están a propósito así dispuestos para que el lector/a los llene con sus propios juicios, como lo ha hecho R. M. Caballero en esta oportunidad, y no es porque a ella le falte poco o mucho para alcanzar la perfección literaria, pues la ha desbordado sin pretensiones, con una precisión envidiable y con un manejo del lenguaje tan seguro y ajeno al barroquismo tradicional, que ella misma (aunque me quiera matar por esta barahúnda de halagos, pues yo no halago a personas que no lo valen, así que se estará conformando con aceptar mi visión) se está consolidando como una de las voces más audaces de la narrativa boliviana.

Ahora bien, si el fondo de Los espejos de Fabia posee una complejidad digna de una escuela sólida de narrativa, la forma tampoco se queda atrás, porque esta novela va más allá de lo lineal típico y se muestra al lector/a, como el lugar donde ha sucedido una explosión: llena de fragmentos y restos irreconocibles por su singularidad, los cuales deben ser unidos nuevamente por el lector/a, pero con el riesgo de reflejarlo/a, y si alguna vez Clive Barker dijo que el mayor peligro del ser humano es su propio reflejo, esta novela muestra, sin tapujos, y con la sutileza de un látigo de seda sobre la espalda de la moral oculta, los reflejos de una sociedad llena de abismos superficiales y límites destruidos.

El desafío, pues, ya está dicho, y quien se atreva a conocer a las distintas Fabias, corra el riesgo, también, de enfrentar su propio reflejo.

http://www.opinion.com.bo/opinion/ramona/2014/1109/suplementos.php?id=4769

Primera edición,, 2014

Lilith en los infiernos, irreverente y provocativa llega a Buenos Aires

La novela se presenta en El teatro de los Sueños, Justo Lynch, de Wilde y en la Feria del Libro de Tolosa, ciudad La Plata, Argentina

PREÁMBULO

CON HILOS DE MERCURIO alcanzabas el centro de su cerebro, bordado, cosido al otro mundo; como algún profeta antiguo en el vientre de una ballena, las estrellas caían de golpe, hechas trizas sobre el mosaico de la cocina. Ella tomaba tranquila su té, vos en la grieta debajo de indomables ríos, en algo negro que avanzaba. A ella le brotaba un silbido cuando abría la boca para beber el té. En sus fauces germinaba el eco de los durmientes. El óleo de un candelabro goteaba desde el techo de los sueños. La oscuridad dibujaba una cripta, ausencia de luz, desde donde se vislumbraban dientes.

Primera edición, 2021. La Paz- Bolivia.

Catalogada como irreverente y provocativa por la escritora Cristina Botelho, radicada en Indiana, USA., la última novela Lilith en Los Infiernos de la escritora Rossemarie Caballero llega a tierra argentina y se presenta en Wilde, Avellaneda. El Teatro Justo Lynch será escenario del lanzamiento de este importante libro que relata, además de la ficción sobre el mito de Lilith, una parte de la historia compartida entre Bolivia y Argentina. El evento se realiza el día domingo 28 de noviembre a h 17.00 dentro del Encuentro Buena Hierba, coordinado por la poeta Raquel Graciela Fernández.

Asimismo, «Lilith en los infiernos» llega a la Feria del Libro en homenaje al 150 Aniversario de Tolosa, en ciudad La Plata, el día viernes 3 de diciembre de 2021.

La autora nacida en Bolivia participará asimismo de las lecturas de narrativa en las jornadas previstas para el día sábado 4 de diciembre desde horas de la mañana hasta el anochecer.

Lilith en los infiernos es una novela que invita a una lectura controversial, la trama hurga en la historia común de los pueblos sumidos en épocas de dictadura, persecución y desapariciones, y da pie al testimonio de personajes que viven sucesos, a ratos angustiosos y a ratos tan cotidianos como ir por un café, o enlazados con la doble moral de la sociedad que esconde la violencia, el machismo y la búsqueda de placeres clandestinos.  

 Rossemarie Caballero recurre a Lilith, considerada la primera mujer, antes que Eva, según la mitología, y se muestra a momentos poética o con palabras crudas, cuando desnuda el alma femenina y halla/exhibe los claros y oscuros que implican su esencia a partir de la Creación. Por ello, no debe esperarse en esta novela el llano relato sobre quien es considerada un espíritu oscuro y peligroso de la sexualidad, sino la metáfora, que puede llegar a encarnar en los demonios que crea la persona para sí misma o que le imponen.                                                                                                                                                       

                                                                                                           Ernesto LCF

En Wilde, Avellaneda.
En Tolosa, ciudad La Plata.
Rossemarie Caballero, novelista y poeta.

APROXIMACIONES / APPROACHES

A LA OBRA DE NUESTROS AUTORES / TO THE WORK OF OUR AUTHORS

Aproximaciones a la obra de nuestros autores. Textos sobre otros textos, es una colección de dieciocho acercamientos y quince prólogos escritos por nuestra canónica escritora Gaby Vallejo, gran paradigma nacional de lo que debe ser una escritora comprometida con la realidad, la palabra y un mundo justo. El libro forma parte de la Colección World Women Writers que dirige la escritora Rossemarie Caballero.

Tapa del libro Aproximaciones a la obra de nuestros autores (2021) de Gaby Vallejo

Approaches to the work of our authors (Aproximaciones a la obra de nuestros autores) by Gaby Vallejo, A new book edited in Spanish by World Women Writers from Bolivia, directed by Rossemarie Caballero.

 Aproximaciones a la obra de nuestros autores. Textos sobre otros textos (2021)  is the new book in Spanish edited by World Women Writers and printed by Grupo Editorial Kipus from Bolivia but destinated to the readers around the world who like hispanic american literature. Approaches to the writing of our authors. Texts about another texts (2021) has reflections from Gaby Vallejo, who is a very respected Bolivian writer. She is a literature teacher, researcher and a assiduous reader.

Along the years Gaby Vallejo´s have the opportunity to read the work of hundreds of authors from diferente nationalities, but specially from Bolivia, and she ´s analized them with her acute point of view. In Aproximaciones a la obra de nuestros autores,  she wrote her considerations about 33 books from Bolivian, Peruvian and Spaniard writers, maybe thats why this mention on tittle “nuestros autores” (our authors) referring to the writers in Spanish Language.

In Aproximaciones you´ll find assessments about Ana Maria Matute, Victor Montoya, Danilo Sanchez Lihon, Fausto Reinaga, Pilar Pedraza, Homero Carvalho, Renato Prada, Teresa Laredo, Wilson Garcia Merida, and other important authors.

CONTENIDO

El libro fue presentado en la XIV Feria Internacional del Libro de Cochabamba, en fecha 13 de octubre a h 17.00 en salón Guttentag. El libro se divide en dos partes y contiene reflexiones y análisis de libros de distintos autores en el sector Acercamientos, publicados en diferentes medios de prensa nacional o internacional, virtual o física. La segunda parte denominada Prólogos incluye textos que Gaby Vallejo escribió a manera de prólogo o presentación para cada uno de los libros publicados por sus autoras o autores, según el índice que adjuntamos:

CONTENTS

Acercamientos

-	Adolfo Cáceres.  Aproximación a una poderosa novela de Cáceres
-	Ana María Matute. O la inversión del mundo,  para poder vivir
-	Luis Arsenio  Saavedra.  Nuestro escritor tarateño y  tres libros comentados
-	Cesar Verduguez.  Otro libro para seguir viajando en el tiempo
-	Danilo Sánchez Lihon.  La fascinante ruta Vallejiana
-	Fausto Reinaga.   Reinaga, el indio excepcional 
-	Harry Marcus.  El hombre singular 
-	Huáscar  Taborga.  Los traviesos juegos del ángel loco
-	Juan Francisco Bedregal. Una aventura en el lenguaje  y  las andanzas quijotescas. Aproximación al cuento  Don Quijote en la ciudad de La Paz
-	Raúl Teixidó.  Las propuestas de un viajero al atardecer
-	Renato Prada Oropesa.  Hotel Taj Majal o el encuentro con la incertidumbre
-	Washington Vargas Fano. Washington Vargas Fano
-	Celso Montaño.  Del universo interestelar a Tiquipaya
-	Javier Claure. Pórtico
-	Oscar Vallejo. Oscar , hermano
-	Gisela Derpic. Por el niño del atadito con sólo 4 años. Palabras en el lanzamiento del libro En LIBERTAD
-	Víctor Montoya. La señora de la conquista o el poder del lenguaje
-	Rossemarie Caballero. El vuelo de una Esfinge, indescifrable, múltiple, impenetrable
Prólogos

-	Antonio Pardo Navia.  Gracias maestro, en el libro Recuerdos de un tarateño
-	Carlos Estefan Estrada Claure. Acompañamiento gozoso, en el libro Tu pequeña guía, cómo llevar  una relación amorosa
-	Claudia Cecilia Vaca.  Poética inclaudicable,  como su juventud,  en el libro Versos de agua
-	Homero Carvalho.  Pequeña travesía por el libro Diario de los caminos, en el libro Diario de los caminos
-	Emma Paz Noya. Palabras que no cesan
-	Franklin Arze de la Barra. Por los caminos de la idiotez, en el libro El Cipayo Latinoamericano 
-	Mireya Machi. Tarea brava;  un pequeño libro de poemas escrito por una mujer singular, en el libro  Soy poeta
-	René Rivera Miranda. La salvación por la palabra, en el libro Sendero de dudas
-	Soledad Barrios. La aventura de escribir, en el libro De mi valle y del corazón
-	Pilar  Pedraza. Las pasiones del Libertador, en el libro Los hijos del viento
-	Teresa Laredo. Desde  el enorme agradecimiento de vivir, en el libro trilingüe Resonancias 
-	Gonzalo Rivero. Presentación,  en el libro  Machay K’uchu. Crónicas de un mueleño
-       Carlos Lavayen . A manera de portada, en el libro Crónica Histórica del Teatro Achá 
        -      Julieta Zurita. La autenticidad sobre todo, en el libro LLajtaymanta Jawarikuna
        -     Wilson García Mérida. Pórtico a un libro singular, en el libro Textos  maternos
Gaby Vallejo

Gaby Vallejo Canedo
Bolivia, 1941. Narradora y educadora. Licenciada en Ciencias de la Educación por la UMSS. Miembro de la Academia Boliviana de la Lengua. Su novela Hijo de opa (Premio Erich Guttentag, 1977) fue llevada al cine como Los hermanos Cartagena. Directora de la Biblioteca Thuruchapitas  y de los Ciclos virtuales de Narrativa Boliviana Contemporánea y Literatura Infantil. Es autora de extensa obra literaria. En ensayo: En busca de los nuestros (1987); Leer: un placer escondido (1994); De toros y rosas (2001)  La marginación del ser humano o el poder de relegar (2018), Ensayos de Siglo XX para ser leídos el XXI (2019) y Aproximaciones a la obra de nuestros autores. Textos sobre otros textos (2021).

Video about Aproximaciones on Youtube, november, 2021

Ask for Aproximaciones to E- mail rossemariecaballero@rossemariecaballero.com

Café Concert, a little bit erotic story

A short story in French, English and Spanish

Une histoire de mon livre édité originalement en Espagnol Enigmas de la Esfinge

Café Concert

Peut-être ne suffit-il pas de dire que je l’ai vu appuyé sur sa main réfléchie, bourré d’un costume en cuir noir, d’une veste, d’un pantalon, de bottes. Une ceinture aussi noire, et ses lunettes intellectuelles, là, dans un coin du café illuminé de la ville.

Son regard a transpercé mon âme et m’a découvert. Ensuite, nous commençons un jeu subtilement érotique d’allers et venues.

Il m’a regardée et je me suis cachée, je l’ai regardé et il m’a regardée, et vêtue d’un pull noir, je me suis cachée de nouveau à ses yeux, ceux qui étaient coincés dans les miens pendant quelques instants, quelques secondes avant que d’autres nous découvrent in fraganti.

Je sentais les cerises rouges froides glisser le long de mes lèvres et son regard brûlant.

Mais je suis sortie.

Je me suis échappée de ce feu brûlant vers la prairie fraîche, bordée de peupliers caillés de rosée. L’été était à son degré le plus humide. La pluie tombait et me mouillait les joues, encore chaudes et rouges. Puis j’ai pensé que je ne le reverrais plus jamais. Je ne connaissais ni son prénom, ni son numéro de téléphone. S’il travaillait ou non, où il vivait ou s’il était d’ici ou de là ou d’où. Son regard était resté sur ma peau et il me réchauffait encore.

Je n’avais pas du froid, juste un léger tremblement.

Je suis revenue. Il était toujours assis à côté de son partenaire à la même table. J’ai écrit mon numéro portable sur un morceau de papier et pendant que je réfléchissais à la façon de le lui faire parvenir incognito, il est descendu les escaliers et est passé près de moi sans me voir, avec cette femme qui, à l’intérieur d’un manteau de velours noir, ressemblait à une pêche macabre.

Ils sont partis.

J’ai quand même essayé de réfléchir à la façon de lui procurer le petit papier avec mon numéro, mais je me suis retenue. Je l’ai vu s’éloigner et je croiaies que j’allais le perdre sans l’avoir trouvé. J’ai marché un peu. J’ai pris un taxi et  l’ai dirigé vers l’endroit où je supposais qu’ils allaient.

Personne.

J’ai pressé le petit morceau de papier et l’ai jeté au fond de mon sac. Là où les rêves se terminent.

Je suis rentrée chez moi et j’ai transcrit l’histoire pour qu’au moins ce soupir perdure avec le temps.

Café Concert, A little bit erotic story

A little bit erotic short story from my book Enigmas de la Esfinge

By Rossemarie Caballero from Bolivia

Perhaps it is not enough to say that I saw him leaning on his thoughtful hand, stuffed in a black leather suit, jacket, pants, boots. A belt also black, and his intellectual glasses, there, in a corner of the illuminated café of the city.

His gaze pierced my soul and discovered me. Then we start a subtly erotic game of comings and goings. He looked at me and I hid, I looked at him and he looked at me, and dressed in a black sweater I hid again from his eyes, those that were stuck in mine for just moments, just seconds before others discovered us in fraganti.

I felt the cold red cherries slipping down my lips and his burning gaze.

But I got out.

I got out of that burning fire and ran to the cool meadow, lined with poplars curdled with dew. Summer was at its wettest degree. The rain was falling and wetting my cheeks, still warm and red. Then I thought I would never see him again. I didn’t know his first or last name, or his phone number. Whether he worked or not, where he lived or whether he was from here or there or from where. His gaze had stayed on my skin and it warmed me yet.

I didn’t feel cold, just a slight tremor.

I came back. He still sat next to his partner at the same table. I writted down my portable number on a piece of paper and while I was thinking about how to get it to him incognito, he went down the stairs and passed by me without seeing me, with that woman who inside a black velvet coat looked like a macabre peach.

They left.
I still tried to think about how to give him the little paper with my number, but I held back. I saw him walk away and suspected I would lose him without having found him. I walked a little. I took a taxi and directed it to where I assumed they were going.

No one.

I squeezed the little piece of paper and threw it at the bottom of my bag. Where dreams end.

I returned home and transcribed the story so that at least this sigh would endure over time.

  • From the Book Enigmas de la Esfinge y otros relatos. Spanish edition by Rosse Marie Caballero Vega, Bolivia, 2007

Spanish edition in Bolivia

Café Concert

Tal vez no baste con decir que lo vi apoyado sobre su mano pensativa, embutido en un traje de cuero negro, chamarra, pantalones, botas. Un cinturón también negro, y sus espejuelos de intelectual, allí, en un rincón del iluminado café de la high.

Su mirada atravesó mi alma y me descubrió. Entonces iniciamos un juego sutilmente erótico de idas y venidas. Él me miraba y yo me escondía, yo le miraba y él me miraba, y vestida con un cisne negro me escondía nuevamente de sus ojos, esos que se clavaban en los míos por apenas instantes, apenas segundos antes de que otros nos descubrieran in fraganti.

Sentí las frías cerezas rojas resbalar por mis labios y su mirada ardiente.

Pero salí.

Salí de aquel fuego que me quemaba y corrí hasta el prado fresco, bordeado de álamos cuajados de rocío. El verano estaba en su grado más húmedo. La lluvia caía y mojaba mis mejillas, aún cálidas y enrojecidas. Entonces pensé que nunca lo volvería a ver. No conocía su nombre ni su apellido, ni su número de teléfono. Si trabajaba o no, si dónde vivía o si era de aquí o de allá o de dónde. Su mirada se había quedado en mi piel y me entibiaba.

No sentía frío, solo un leve temblor.

Volví. Él todavía permanecía sentado junto a su pareja en la misma mesa. Anoté mi número de portable en un pedazo de papel y mientras pensaba cómo hacérselo llegar de incógnito, él descendió por la escalera y pasó junto a mí sin verme, pegado a la mujer que dentro de un abrigo de terciopelo negro semejaba un durazno macabro.

Se fueron.

Todavía intenté pensar cómo hacerle llegar el papelito con mi número, pero me contuve. Lo vi alejarse y sospeché que lo perdería sin haberlo encontrado. Caminé un poco. Tomé un taxi y lo  dirigí hacia donde suponía ellos iban.

Nadie.

Yo Estrujé el papelito y lo tiré al fondo de mi bolso. Allí donde terminan los sueños.

Llegué a casa y transcribí la historia para que al menos este suspiro perdure en el tiempo.

Diseño de portada: Carlos Rimassa.
Grupo Editorial Kipus, Cochabamba 2007

El vuelo de una Esfinge Indescifrable, Múltiple, Impenetrable

Por la escritora cochabambina Gaby Vallejo Canedo

SOBRE LA NOVELA EL VUELO DE LA ESFINGE

Rossemarie Caballero escribe un libro extraño, como lo ha titulado ella misma,  el vuelo de  una esfinge, indescifrable, múltiple, impenetrable.

Dos versiones, dos publicaciones, primera edición, 2009; segunda edición, 2018. Dos presentadores de contratapa: Homero Carvalho en la primera; Oscar Willy Muñoz en la segunda. El mismo texto y distinto. Un atento lector lo advierte. Se repiten los contenidos, se añaden otros.

¿Cuál versión leer? ¿Qué le hace cambiar a la autora ciertos elementos de una edición a otra?  La carta al presidente, por ejemplo en p. 47, 43 en otra. ¿Qué le hace cambiar? Posiblemente para el lector que adquiriese cualquiera de las versiones, no sucede nada al respecto. Lee como aparece, sin hacerse las preguntas que me hice yo.

La novela en sí, en su presentación tipográfica es desconcertante.  El uso de varias voces narrativas, de fragmentos poéticos, diversas  estrategias tipográficas, ubicaciones espaciales diversas, uso de mayores sangrías para algunos párrafos, uso de líneas en  cursiva, en  tipos de letras distintos, narraciones en primera, en segunda o tercera persona, códigos y  números extraños,  que parecen que tiene algo que ver con juegos de ajedrez, desconciertan  u obligan al lector a buscar o encontrar continuaciones, nexos en ese mundo ambiguo, desordenado.  La aparición de palabras, claves quizá como la palabra Usted,  permiten a veces encontrar esos nexos, esa continuidad  para entender  o armar  el rompecabezas de  los sucesos.  Y entonces pensamos en el título de la novela  “El vuelo de la Esfinge”, donde la Esfinge aparece con el significado conocido de  “mujer  o deidad misteriosa que hace preguntas, enigmáticas a aquel que se le acerca” pero  el título añade que esta esfinge vuela, escapa, pide persecución para entenderla.

La lectura insinúa, sugiere elementos a manera de  adivinanzas: ¿qué, quienes, cuándo? Se insinúa constantemente pero no se descifra.  Los elementos ambiguos permanecen  hasta  el final, sin correrse el velo.

La temática fuerte,  dura,  una madre castradora lucha entre odio y  amor entre  hija y madre, voces de recriminación de la madre desde la tumba.

Padre sustituto, no el verdadero  padre  ausente  y amante al mismo tiempo, iniciador de la sexualidad, poderoso y permanente. Relatos fragmentados, dispersos, derramados a pedazos como para despistar el lector que se acerca. La esfinge, la que habla, maneja una  enorme desolación. Parece ser Susana, A veces no. Se autodefine: p. 58

“Susana prosaica. Señora poeta.
Prosista o  prosaica = aparentemente tonta
Poeta = extremista, revolucionaria, esfinge”.

Lo que parece ser una definición de la protagonista:

“Nereida, sílfide, ondina
Hiperbórea, valkiria,  uri,
Furia, euménide, virgen,
Doncella, niña
Diosa pagana
¿Quién  eres que así me arrebatas?”

Como vemos, la definición de una persona se torna al final en una pregunta desorbitante.  Así, los giros del relato en 1era, 2da, o 3era persona, cumplen permanentemente la función de desconcertar. Sin embargo, las frases, hondamente atrayentes, cumplen la misión de hacer  avanzar el relato.

Expresiones  hermosas, novedosas, reveladoras a momentos, como

 “¿Acaso no es una quimera infinitamente intocable e invisible el amor? ¿A dónde partirá después de esto?, ¿Se quedará en casa?, ¿Conmigo?”

La narradora  se tipifica como aguerrida defensora de  la mujer, en ironía constante sobre privilegios del varón. Verificable en  muchas páginas, las anotamos  para el indagador: 94- 96- 100-101- 109-119, actitud unida a  una fuerte sensualidad, solo posible justamente con aquel varón  retado, expulsado. Habla incluso de la necesidad de asesinarlo.

Es un libro de ruptura.  Se clizan las imágenes de madre, padre, esposa, hija-amante. Libro amargo, a momentos, de perennes disquisiciones. Pero libro bello también. La trama está escondida, sugerida. Hechiza a su lector,  incita a la búsqueda de explicaciones, de luces  que no llegan y quizá ahí  radica el encanto de esta novela.  La autora maneja elementos de la cultura griega, egipcia como claves, como  anzuelos para mantenernos en la lectura, pero salimos del libro como permanecimos mientras lo leíamos, intrigados, llenos de preguntas. Estuvimos frente a la Esfinge. Permanecimos fascinados por ella. Eran sus palabras, su actitud, sus reclamos, su bella sensualidad, sus rabias, sus juegos, su ajedrez. Y ahí nos encontramos con el vuelo de la esfinge. Ya no está.

Para terminar esta aproximación, copiamos un fragmento excepcionalmente escrito, de una mujer para un varón, que parece un Himno al amor, que es también otra ruptura:

“Usted florece como las rosas blancas de mi jardín. Perfumadas, suaves, blancas, blancas  como los tenues copos del limonero del paraje. Como el aroma de los pétalos que acaban de abrirse a la nueva vida. ¡Aleluya!  Como los jazmines que alegres trascienden apoyados en el muro de añil. Amor, amor, amor, cuán sublime eres, cuán bello y gentil.  Cómo zumban  las abejas en tu rededor y yo en el centro de tu corazón,  me reposo, me solazo, me desperezo. ¡Eres luz!, bello, transparente, iridiscente. Miel. Fruto de ámbar, de almíbares selectos.  Ahora puedo entregarme a ti, y llamarte “tú”, no “Usted”.  Porque el  tú es próximo, inserto, compenetrado… Así ´estaré, mi amado, hasta que termines, gota a gota,  de  descifrarme y desvanecerte a mi lado, sin pudor, sin temor, sin dolor.  Paz y armonía.  Plenitud hasta el fin.”

Hay también en el libro frecuentes segmentos sobre  la política y  el entorno social boliviano, como detalles interesantes de viajes por el  exterior de Bolivia, que también están dispersos, sin ilación, que dan volumen humano al libro.

 Para conocer y  honrar a esta escritora,  hay que leerla y acercarse como a la esfinge.

Gaby Vallejo Canedo
Cochabamba, Bolivia, 2019

Lilith en los infiernos, novela de Rossemarie Caballero

La autora argentina Adriana Dirbi Maggio escribe una reseña sobre la última novela de la escritora boliviana, LILITH fue recomendada en la 22 Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra

Ediciones Lectoescritorus (2021) La Paz, Bolivia

Lilith en los infiernos es una novela recomendada para su lectura por la escritora Nelly Vázquez de manera verbal en la presentación, y el escritor Homero Carvalho por escrito en la prensa:
LOS RECOMENDADOS

«No obstante, los “come libros”, escritores contra lectores y viceversa, recomiendan lecturas que les provocó más sensaciones que otras y las novedades atrapa el interés.

El escritor Homero Carvalho comenta en sus redes sociales su cosecha en esta feria, que nunca acaba. “Les presento el libro La caja púrpura, de Olga Vallejos, una obra de autoayuda útil para superar el duelo; luego la novela Lilith, de Rossemarie Caballero y, desde La Paz nos llegó la nueva edición de Cuento Feroz, de Gonzalo Llanos, relata…» (ver enlace).

Por su parte, la profesora de Lengua y Literatura, poeta y escritora argentina Dirbi Maggio escribe la reseña a continuación:

Lilith en los infiernos, novela de Rossemarie Caballero

Lilith, figura mitológica de la Mesopotamia asiática, es hoy símbolo del femenino rebelde, libre (y, también, demoníaco, por oposición a la sumisión religiosa y genérica). Lil significa ‘viento’, ‘aire’ o ‘espítitu’: ese aliento etimológico atraviesa la novela de Rossemarie Caballero, en la que la mujer de todos los tiempos (especialmente los actuales) es presentada en todo su padecimiento, pero también en el esplendor de su fortaleza, resiliencia y solidaridad con sus congéneres. La novela pone de manifiesto un núcleo esencial e intocable de la naturaleza femenina, que se activa en algún momento y pone en marcha a la mujer sometida, maltratada u olvidada, que hasta entonces no tenía conciencia de su valor, o carecía de estímulo para defenderlo.

Mucho se habló de literatura comprometida, haciendo referencia en particular al compromiso político, en términos partidarios: la novela de Rossemarie es un exponente de literatura comprometida, pero no solo en lo que respecta a la política coyuntural (de Bolivia y Argentina), de la cual habla con fundamento surgido de sus múltiples investigaciones, sino en lo que atañe a lo más esencial del ser humano, y, en particular, de la mujer. Lo político, en Lilith en los infiernos, abarca el pensamiento, la ética, el sentido de la justicia, las emociones y los gestos de las personas.

La autora habla de los sufrimientos de las mujeres (de todas las edades) abusadas, violadas, maltratadas por ser madres o estar encinta, prostituidas, humilladas, engañadas, torturadas con mayor desprecio, por ser mujeres… Hay momentos de la novela en que la lectura es casi asfixiante, por la crudeza y enormidad de lo que se cuenta, pero el lector acompaña a las protagonistas de la historia hasta el final, porque son personajes de carne y hueso, a los que se les puede atribuir un rostro y una vida emocional conmovedora, que nos impulsan a hacer algo para cambiar la situación y revertir tanta desgracia y tanta injusticia. Salimos de la novela con el ánimo de sanar nuestra sociedad, desde el gesto individual hasta el colectivo y legal; ayudar a tantos seres sumidos en el dolor, derramar amor donde hay miseria moral y material, impulsar un orden que proteja a los desamparados, sembrar caricias donde antes hubo golpes e injurias.

Gracias, Rossemarie, por jugarte con una novela donde ninguna inmoralidad fue callada, y que, sin embargo, como obra de mujer, trasunta empatía, ternura y esperanza.

Adriana Dirbi Maggio

https://www.facebook.com/abrelatas.literario.58/posts/859387971671064

VER MÁS:

FERIA DEL LIBRO: UN ABANICO DE EXPERIENCIAS, EMOCIONES Y FANTASÍAS

Los más vendidos fueron los libros de la periodista Gabriela Oviedo “No es suerte, es amor propio” y la saga infantil “Benjamín”. Recomendados son todos los que pueda leer. Jóvenes escritores se abrieron puertas de la literatura que no pueden faltar en la biblioteca

Novela contemporánea rupturista desafiante
LOS RECOMENDADOS

El escritor Homero Carvalho comenta en sus redes sociales su cosecha en esta feria, que nunca acaba. “Les presento el libro La caja púrpura, de Olga Vallejos, una obra de autoayuda útil para superar el duelo; luego la novela Lilith, de Rossemarie Caballero y, desde La Paz nos llegó la nueva edición de Cuento Feroz, de Gonzalo Llanos, relata

https://www.buenvivirdigital.com/buenvivir/salud-y-bienestar/feria-del-libro-un-abanico-de-experiencias-emociones-y-fantasias?fbclid=IwAR2d3722q_KHtdYQBkNN0Yfcci-gqT3l3zpC4bU238pTsNY0XU26_VF9E0M

Publicación por Harold Kurt en diario Página Siete.

Fugaz y mortal como la vida

Prólogo al libro Juego de Trenzas, de Rossemarie Caballero
Lo bueno si breve, dos veces bueno (Gracián)
Ediciones Ruinas Circulares, Buenos Aires, 2018

Fugaz y mortal como la vida


Me siento afortunado por haber sido uno de
los primeros lectores de este compilado de cuentos
(el más reciente [pero no por ello el último]) de
Rossemarie Caballero, no tanto porque la considere
mi amiga, sino porque la literatura siempre logra
hermanar a los que estamos en el oficio y también a
los que no, sin importar las distancias. La literatura
y, en este caso (cual oxímoron de un solo sentido),
la buena literatura que es de por sí la verdadera, no
tiene fronteras ni diferencias, y eso se agradece.


Mientras recorría las cortas pero punzantes
narraciones de Rossemarie, me asaltaron algunas
ideas, unas relacionadas a la forma con la que están
escritas; otra, por los temas que aborda y, al mismo
tiempo, por el grado poético que presentan, a pesar/
gracias, a la brevedad que las caracterizan.
Me permito reconocer que, al menos para mí, el
campo de la narrativa breve es difícil de abordar, no
tanto como el microcuento (que da por hecho ciertas
situaciones al lector), sino por la narrativa breve
como un espacio que expone su microuniverso,
lleno a veces de detalles, vacío de descripciones
innecesarias y, sobre todo, atiborrado de espacios
para establecer ideas y, mejor aún, incógnitas.
Chejov afirmó que la literatura no daba
respuestas; en cambio, sí que planteaba profundas
interrogantes. Eso precisamente es lo que la narrativa
de Rossemarie hace en este compilado: plantear
situaciones hipotéticas, casi reales, poéticas y a su
vez llenas de una violencia muy sutil, lo cual hace
al lector un testigo, a veces sorprendido, a veces al
borde del paroxismo, del cotidiano y las relaciones
humanas. Considero que el uso de la brevedad
también tiene su ritmo y su forma dentro de la misma
composición, que eso se respeta a tal grado que
sería como hacerle una microcirugía cerebral a un
paciente con Alzheimer (si algunos dicen que esto es
falso, que le pregunten a un médico especializado),
y lo que logra ella va más allá de la literatura
enlatada por ser breve, esa que es escrita para ser
vendida en ferias nomás y que luego se olvida, como
muchas de las obras que hoy en día nos arruinan el
valor de lo breve como bueno, porque ya lo escribió
en su “Oráculo manual y arte prudencia” Baltasar
Gracián: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”;
Rossemarie ejercita un haiku narrativo admirable y
profesional, y va mucho más allá, porque, como ella
postula a la excelencia en su narrativa, también logra
dominar la palabra como pocos.


Me explico: Rossemarie lo ha pensado bien antes
de abordar cada cuento, comprende a pies juntillas
la frase de Emily Dickinson: “Si se quiere viajar
lejos, no hay mejor nave que un libro”, y aunque sus
cuentos carecen a veces de un contexto específico, sí
se huele y se toca el cotidiano, la coyuntura del pensar
enclaustrado en nuestros vacíos educacionales; no
pretende resolver los problemas que describe, sino
que les da un toque ambiguo para que el lector logre
comprender y se sorprenda.


Hellen Keller, en su obra analítica, afirmaba
lo siguiente: “La ceguera nos separa de las cosas
que nos rodea, pero la sordera nos separa de las
personas”; Keller era invidente, pero también muy
lógica en sus consideraciones sobre la vida. En cada
cuento de Rossemarie late esta frase. Podemos ser
ciegos simbólicos, pero si somos sordos, terminamos
en islas pequeñas de existencia. No queda mucho
qué apreciar cuando uno está en una isla así,
rodeado de nada o de la opinión que uno tiene con
relación al mundo.


Si bien la existencia no tiene sentido, que estamos
programados a una forma de tratar al mundo y a
las personas y esto determina la epifanía del vacío,
Rossemarie se sincera y trata de regalarnos, en cada
línea de este grandioso libro, pautas para comprender
que, si bien no hay salida en este laberinto, sí podemos
completar las situaciones presentadas, preguntarnos
cómo caemos a veces en lo trivial y dañamos a los
seres que queremos, casi sin notarlo.


La felicidad, esa cosa tan lejana pero latente,
también está presente en el libro de Rossemarie,
pero más que todo implícita en la frase de una
colega suya, Marguerite Duras, y casi me arriesgaría
a decir en la frase de su maestra espiritual: “Con el
tiempo te das cuenta que el sentimiento de felicidad
que encuentras con un hombre no necesariamente
prueba que lo ames”.


La felicidad, esa cosa rara, tan fugaz y mortal
como la vida misma, está presente en estos
cuentos y al mismo tiempo no: la sentimos desde
su ausencia, en las situaciones que rodean los
sentimientos de los personajes, en las suposiciones,
en los monólogos internos, en los actos y en ese
nivel de poética del lenguaje, tan breve y sencillo
como el último suspiro, tan bello y descomunal
como un átomo que se divide…


Con el tiempo me he dado cuenta que se puede
escribir sobre toda temática, pero si no le pones
carne, alma y sangre al trabajo narrativo, el escrito
sabe a nada, a ese vacío del que pretendemos huir.
Rossemarie nos aleja un poco de ese vacío para
que lo veamos, para que lo apreciemos y hagamos
algo al respecto, al menos para combatirlo o
acostumbrarnos a su presencia omnisciente.
No pierdan más tiempo y buen provecho. Los
cuentos de Rossemarie son un alimento para quien
busca buena literatura.
Daniel Averanga Montiel
Ceja de El Alto, Bolivia

Haz clic para acceder a IV%20GALERA%20-ROSSEMARIE–18-07-18-.pdf

Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra

Hoy inaugura la 22 Feria del libro presencial en esta tierra cruceña

Estimadxs lectores, la Cámara Departamental del Libro nos da la bienvenida a la 22 Feria Internacional del Libro de Santa Cruz.

Nuestra editorial Lectoescritorus nos saluda de esta manera:

Esto fue en lunes 26 de julio de 20201

Y en miércoles 28 nos sorprende con:
Hoy inicia la 22 Feria Internacional del Libro de Santa Cruz y, con la complicidad de Rossemarie Caballero (@erossem), preparamos una sorpresita para nuestros lectores.

Les avisamos que la Feria del Libro se queda hasta el 8 de agosto de 2021

A continuación, pasamos los detalles de nuestra participación en la agenda cultural:

Lilith en los infiernos
Salón: Hernando Sanabria Fernández
Fecha: miércoles 4 de agosto
Hora: 19:00 a 20:00
Aforo: 30 personas

Miércoles 4 de agosto con una sensacional novela

Los delirios de Oniria
Salón: Hernando Sanabria Fernández
Fecha: jueves 5 de agosto
Hora: 19:00 a 20:00
Aforo: 30 personas

Jueves 5 de agosto con un romance narrativo

Colección World Women Writers & World Young Writes
Salón: Raúl Otero Reiche
Fecha: Viernes 6 de agosto
Hora: 20:00 a 21:00
Aforo: 30 personas

Viernes 6 de agosto colecciones de libros para mujeres y jóvenes

Les esperamos!!

La Feria inicia a las 15.00 h y termina a las 22. 00.

Bolivia, agosto 2021